Oprah Winfrey estaba acostumbrada a estar al mando, ya fuera en su programa matutino o en su canal de cable en el cual es presidenta y directora ejecutiva.

Pero esta semana los cambios en el canal Oprah Winfrey Network (OWN), por los que se despidió a 20% del personal la colocaron en una nueva dinámica: compartir el poder con un alto ejecutivo de la empresa que ha financiado OWN con más de 300 millones de dólares.

Es un momento crucial para la reina de los medios estadounidenses, que convirtió a OWN en su próximo gran paso tras "The Oprah Winfrey Show", y para el mismo OWN, pues está por verse si Winfrey puede trabajar como una integrante efectiva en un equipo corporativo con su socio Discovery Communications para cambiar el rumbo del debilitado canal.

También hay otra pregunta crucial: ¿Existe una audiencia suficientemente grande para el tono serio y esperanzador de OWN, tan contrario a los encantos de "Keeping Up With the Kardashians" y muchos otros programas populares de cable?

Winfrey está consciente de la importancia del control y es una empresaria sabia, por lo que ha estado dispuesta a escuchar consejos antes, no sólo del Dr. Oz, Dr. Phil o sus otros protegidos. La distribuidora de su programa se aseguraba de que se mantuviera por buen camino.

"Antes, cuando se estaba volviendo demasiado 'New Age', o demasiado distante, lo cual puede pasar con la celebridad y la riqueza, la gente en King World hacía una encuesta" y le entregaban los resultados, dijo Bill Carroll, experto en el mercado de distribución de la firma consultora Katz Media.

Winfrey escuchaba al público y "se ajustaba a lo que decían", agregó Carroll.

Fue la filosofía y no los números en lo que se concentró Winfrey al lanzar el canal. La conductora insistía que OWN representaría el mensaje de autosuperación de su programa en toda su programación.

Pero hasta ahora la mejor cifra de espectadores que ha logrado OWN es de 3,5 millones para la entrevista exclusiva de Winfrey con Bobbi Kristina Brown, la hija de Whitney Houston, que se presentó previamente en el mes. La entrevista, aunque realizada con sensibilidad, surgió por el final trágico y escandaloso de la tortuosa vida de Houston.

"No parece que (Oprah) esté dispuesta a poner el tipo de programas que el canal realmente necesita", dijo Robert Thompson, director del Centro Bleier para Televisión y Cultura Popular en la Universidad de Syracuse. "Lo que OWN necesita es 'Jersey Shore', lo que necesita OWN es 'Real Housewives', un programa sensación que todos vean y todos comenten, que podría tener elementos cuestionables".

___

Lynn Elber es una columnista nacional de televisión de The Associated Press. Puede ser localizada en Twitter en http://www.twitter.com/lynnelber

___

En internet:

OWN http://www.oprah.com/own