Un grupo local de al-Qaida en Irak se atribuyó el miércoles la responsabilidad por la más reciente ola de ataques en que murieron 46 personas en ocho ciudades de todo el país.

Una declaración colocada en un sitio cibernético de los milicianos dijo que el Estado Islámico de Irak desea probar lo débil que son los planes de seguridad del gobierno iraquí antes de la reunión de la Liga Arabe en Bagdad.

Al menos 46 personas murieron y más de 200 personas resultaron heridas en tiroteos y explosiones que ocurrieron durante seis horas.

Al-Qaida dijo que sus "leones suníes" se enfocaron en el plan que "prepara el tonto gobierno" para la cumbre.

La reunión de líderes árabes es la primera que se realiza en Irak en una generación. El gobierno iraquí espera que haya una oportunidad para probar que el país se mueve hacia la normalidad luego de años de guerra.

El miércoles, una bomba explotó cerca de una licorería en el centro de Bagdad y dejó a cinco transeúntes heridos, dijo la policía y un médico en el hospital. Ambos funcionarios hablaron bajo condición de mantenerse anónimos debido a que no estaban autorizados a revelar información.

El gobierno dijo la semana pasada que Irak podría emplazar un número de fuerzas de seguridad sin precedente para defender la capital durante la cumbre árabe. Alrededor de 26.000 policías y soldados — incluyendo más de 4.000 del norte y el sur de Irak — se espera que sean emplazados en Bagdad.