El candidato presidencial opositor Henrique Capriles afirmó el martes que no se dejará intimidar ante el presunto plan que se estaría preparando para atacarlo, y dijo no sabía si interpretar una declaración del presidente Hugo Chávez como una advertencia o una amenaza.

La incipiente precampaña electoral en Venezuela se vio estremecida por la declaración que realizó Chávez en la víspera de que se estaría tramando un plan para atentar contra el candidato opositor.

"Yo soy una persona resteada (arriesgada). Yo no tengo miedo y yo no voy a dejar que esas palabras nos intimiden", dijo Capriles a la prensa al responder a lo señalado por el gobernante.

"Quieren que les diga honestamente: uno no sabe si es una advertencia o una amenaza", agregó.

Sin mencionar el nombre de Chávez, el gobernador del estado central de Miranda fustigó al mandatario y dijo que su declaración es un "poco irresponsable".

"Sin duda alguna pareciera que lo que hay detrás es generar una intimidación. Probablemente que nosotros no sigamos haciendo nuestros recorridos", denunció el candidato.

Capriles reiteró su rechazo a la protección que le ofreció el gobierno, e indicó, en un acto con un grupo de mujeres en la localidad central de Los Teques, que "no se trata de ofrecerme seguridad a mi. Cuando uno gobierna uno tiene que ofrecerle seguridad a todas las personas".

Aunque en la oposición le restó importante al anuncio del mandatario venezolano, para los analistas la información sobre el supuesto plan para atacar a Capriles alimenta la situación de incertidumbre que existe en el país desde el mes pasado cuando se confirmó la recaída de salud que sufrió Chávez, de 57 años.

"Después de las elecciones primarias el candidato de la burguesía (Capriles) no ha levantado nada. Lógicamente están buscando otros caminos y hasta se han atrevido a decir que las cosas pueden cambiar con algún acontecimiento catastrófico", denunció el martes la dirigente y diputada oficialista, Yelitza Santaella.

"Ellos (la oposición) pudieran estar jugando, dentro de esas mismas estrategias, a atentar contra su propio candidato. De allí las investigaciones que el gobierno nacional está haciendo", dijo Santaella a la prensa.

El analista político Ricardo Sucre consideró como favorable la reacción que tuvo Capriles ante la denuncia del supuesto plan de atentado, y afirmó que el candidato opositor no puede dejar que "ese clima de incertidumbre, de duda, de confusión que quiere crear el gobierno, sobre todo para desmoralizar a la gente de la oposición,...lo invada".

Sucre dijo a la AP que la situación de salud de Chávez podría ser uno de los factores que estaría detrás de la denuncia del plan de ataque contra el candidato opositor.

"Pudiera pensarse que ciertos sectores del gobierno quisieran crear un clima de confusión, miedo, conflicto, incertidumbre, para retrasar el proceso electoral...dada la situación de salud de Chávez", agregó.

El anuncio del mandatario sobre el presunto plan de atentado contra Capriles se produce a dos semanas de un ataque que sufrió el candidato opositor y su comitiva durante un acto político en la barriada pobre de Cotiza, al norte de la capital. En el incidente resultó herido de bala un joven simpatizante del candidato opositor.

Capriles, de 39 años, anunció a comienzos de mes que pese al incidente en Cotiza continuaría adelante con los recorridos por la capital y otros estados del país, como parte de las actividades de precampaña que comenzó en marzo. El inicio formal de la campaña electoral está previsto para el primero de julio.

El gobernador de Miranda fue elegido en el mes pasado por la oposición en unas elecciones primarias para competir contra Chávez en los comicios presidenciales del 7 de octubre.