Lionel Messi se convirtió en el goleador histórico del Barcelona al lograr el martes un triplete en la victoria 5-3 sobre el Granada, que recortó a cinco puntos la ventaja del Real Madrid en la liga española.

El delantero argentino llegó a 234 goles en su carrera con el Barsa, para superar por dos la marca que César Rodríguez fijó entre 1942 y 1955.

Messi, de apenas 24 años, también dio el pase para el gol de Xavi Hernández que abrió la cuenta.

El Barsa sumó su octavo triunfo al hilo para acercarse a cinco unidades del Madrid, que visita el miércoles al Villarreal.

Con su 34to tanto en el campeonato, Messi adelantó al madridista Cristiano Ronaldo en la lista de máximos cañoneros de la liga y reventó el récord de 232 goles de César.

Los 234 de Messi se dividen en 153 goles en liga, 49 en Liga de Campeones, 19 en Copa del Rey, ocho en la Supercopa de España, uno en Supercopa de Europa y cuatro en Mundial de Clubes.

"El día que Leo superó a César hicimos un partido de otra época, del Barsa de las cinco copas", explicó el timonel Pep Guardiola, que no tuvo reparos en comparar al argentino con el astro del básquetbol Michael Jordan. "Hay pocos que dominen el juego con tanta suficiencia y Leo es uno de ellos. Cada día es mejor que el anterior y lo mejor es que lo hace cada tres días.

El rosarino ha marcado en cada uno de los últimos siete cotejos, un tramo en el que suma 17 goles, y parece llegar al momento álgido de la temporada en su mejor forma.

El Madrid es puntero con 71 unidades, pero el Barsa le ha recortado cinco puntos en los últimos cuatro días y se acerca peligrosamente con 66. Los blancos empataron en casa contra el Málaga el domingo.

En el otro partido de la jornada, Osasuna y Getafe empataron 0-0, resultado que devuelve transitoriamente a los primeros a la sexta plaza que da opción a jugar copas europeas, con 40 unidades.

Espanyol, que juega el jueves en campo del Betis y suma 39, podría recuperar el sexto lugar con un empate. Getafe quedó 11ro con 36 puntos.

El Granada no había ganado en ninguna de sus 17 visitas previas al Camp Nou, y el peso de la historia pareció intimidar a los rojiblancos, que entraron al partido escasos de convicción.

La superioridad del Barsa en todos los frentes se manifestó de inmediato y Xavi probó las manos del brasileño Julio César con un disparo raso a los dos minutos.

El primer fogonazo de Messi llegó en un disparo similar que atajó el arquero pero, a los cuatro, el argentino asistió de cabeza a Xavi tras una gran jugada de Isaac Cuenca y el catalán no perdonó con un disparo duro que abrió el marcador.

Con el resultado de cara, Messi se fue por el récord y a los 17 igualó la mítica marca después de otro buen centro de Cuenca que Borja Gómez despejó al pie equivocado: el 10, escorado a la derecha, engatilló un zurdazo al poste opuesto y se emparejó con César en los anales del club.

El sonoro homenaje del estadio, con los rostros de ambos goleadores en electrónico y el aviso por megafonía, pareció despertar al Granada, que en la segunda parte y, tras un fallo de Messi a centro de Cuenca, recortó en un tiro libre cabeceado majestuosamente por Diego Mainz (55).

Los visitantes vieron posible la gesta y Dani Benítez le ganó una carrera a Dani Alves, que lo acabó atropellando en el área. El árbitro señaló penal y el brasileño Siqueira (62) lo transformó para el 2-2.

Con el campeonato en juego, el partido enloqueció y Xavi e Ikwechukwu Uche intercambiaron remates antes de que Messi reventara el récord con un golazo digno del momento: Alves centró en diagonal a la espalda de la defensa y el astro, al filo del fuera de juego, controló de zurda para superar a Julio César con un sombrero ajustado y delicioso (67), una definición que se ha convertido en el sello de la casa.

"En el futuro presumiré de haber jugado con Leo, pero es que ahora también lo hago", dijo Cuenca. "Cada día mete más goles y más bonitos. Yo intento, pasárselas bien, pero tiene capacidad para resolver cualquier situación y cada día se inventa algo nuevo".

Para completar su gran noche, Messi facilitó el gol de la tranquilidad con un disparo duro que repelió como pudo Julio César, dejando el balón para Cristian Tello (82), que empalmó a la red.

"Tras el partido, Leo estaba tranquilo, como siempre, y nos ha dado las gracias", explicó Tello. "No tengo ninguna duda de que acabará siendo el mejor de la historia del deporte".

Insaciable, el nuevo hombre-récord azulgrana consiguió el "hat-trick" tras regatear al arquero (86).

El Granada descontó, nuevamente de penal transformado por Siqueira, en el último minuto.