Los constructores en Estados Unidos empezaron a edificar ligeramente menos casas en febrero, pero sentaron las bases para un cambio este año al solicitar la mayor cantidad de permisos de construcción en cualquier mes desde octubre del 2008.

El Departamento de Comercio dijo el martes que los constructores comenzaron el mes pasado a una tasa anual ajustada por estación de 698.000 casas el mes pasado, un 1,1% menos que la cifra revisada de enero de 706.000, la mayor desde octubre del 2008.

Los permisos de edificación, indicativos de construcciones futuras, treparon el 5,1% el mes pasado a 717.000. Dos tercios son unifamiliares, unidades críticas para una recuperación del sector.

Pueden pasar hasta doce meses para que un constructor obtenga el permiso y construya una casa unifamiliar.

Ian Shepherdson, economista jefe en High Frequency Economics, anticipó nuevos aumentos en los próximos meses, en base a una medida de confianza de los constructores, que ha subido en cinco de los últimos seis meses.

"La vivienda crecerá todo el año, y más allá", dijo Shepherdson.

De todos modos el mercado de la vivienda todavía tiene mucho camino por recorrer antes de experimentar una plena recuperación. El índice actual de construcción está apenas a la mitad del considerado saludable, como también el número de permisos solicitados. La mayoría de los analistas opinan que podría tardar años para que la industria se recupere plenamente.

La construcción de viviendas unifamiliares, que representa un 70% de todas las construcciones, cayó en febrero a 457.000 después de haber subido durante cuatro meses seguidos a un máximo de 18 meses. Un salto en la construcción de departamentos compensó esa declinación.

Un invierno templado permitió a los constructores seguir trabajando en la mayor parte del país. Y en un mercado laboral en mejoría ha aumentado el optimismo en cuanto a la venta de casas este año.

Los constructores empiezan a ver algunos indicios de progreso. Están más confiados al ver que más gente manifiesta interés en comprar una casa. Las tasas hipotecarias rondan cerca de sus niveles más bajos, por debajo del 4%. Y la venta de casas empezó a subir a fines del año pasado.