El ex presidente autonómico de las Islas Baleares, Jaume Matas, fue encontrado culpable de varios delitos de corrupción y condenado a seis años de cárcel por unos contratos asignados a un periodista que posteriormente se dedicaba a alabar la gestión del mandatario en un periódico local.

Tres magistrados de Palma de Mallorca hicieron público el martes el veredicto contra Matas, quien fue presidente de las Baleares en dos etapas diferentes (1996-1999) y (2003-2007) y ministro de Medio Ambiente del gobierno de la nación entre 2000 y 2003 durante la presidencia del conservador José María Aznar.

La sentencia señala que Matas entregó 500.000 euros (660.000 dólares) en subvenciones públicas para empresas del columnista Antonio Alemany, quien a su vez, y sin contrato, recibió cerca de 200.000 dólares por escribir los discursos del presidente entre 2003 y 2007.

Al mismo tiempo, Alemany mantenía su columna de prensa en la que se dedicaba a ensalzar la figura del presidente regional.

Matas fue hallado culpable de los delitos de malversación, prevaricación, falsedad documental, fraude a la administración y tráfico de influencias.

Por su parte, Alemany fue condenado a casi cuatro años de prisión por malversación de caudales públicos, entre otros delitos.

Matas es el cuarto ex presidente autonómico de España condenado por la justicia. La sentencia del martes es la primera de un extenso sumario conocido como el caso "Palma Arena", que investiga la supuesta gestión corrupta y enriquecimiento personal del ex presidente y ex ministro en su segunda etapa como mandatario en Baleares, en el mar Mediterráneo.

Una de las piezas del "Palma Arena" es la que salpicó al yerno del rey Juan Carlos, Iñaki Urdangarín. En esa pieza, se investigan las subvenciones que el gobierno de Matas entregó al instituto que presidía Urdangarín y si parte de ese dinero pudo ser desviado a paraísos fiscales.