Las tasas de interés bajaron marcadamente el martes durante la subasta de 5.000 millones de euros (6.600 millones de dólares) en bonos españoles a corto plazo, otra señal de que los inversionistas confían en que el país no requerirá de un rescate financiero.

El Tesoro vendió 3.590 millones de euros (4.720 millones de dólares) en títulos a 12 meses con un rendimiento promedio de 1,42%, comparado con el 1,89% pagado en la subasta del 14 de febrero. También vendió bonos a 18 meses por 1.450 millones de euros (1.910 millones de dólares) con tasa de 1,71%, una baja respecto al 2.31% previo.

La demanda superó en más del doble a la oferta de bonos a 12 meses, y en casi el triple a la categoría de 18 meses.

Los costos del crédito para España aumentaron el año pasado por temores de que el país, que registra un abultado déficit presupuestal, podría requerir un rescate, pero las tasas de interés han bajado sustancialmente en los últimos meses.