El volcán Tungurahua registró en las últimas horas un incremento de su actividad eruptiva caracterizada por fuertes explosiones y la expulsión de ceniza y bloques incandescentes, después de semanas de relativa calma, informó el martes el Instituto Geofísico.

La actividad eruptiva se inició en la noche del lunes y se extendió durante la madrugada del martes, cuando dejó caer una lluvia de ceniza sobre las poblaciones de El Manzano y Chonglontus, al sur occidente del coloso. También se produjeron fuertes explosiones y la caída de bloques incandescentes sobre su ladera.

El Tungurahua, de 5.023 metros sobre el nivel del mar, está situado sobre los Andes centrales, a unos 135 kilómetros al sureste de Quito.

El coloso empezó su actividad eruptiva en 1999 y desde entonces ha alternado periodos de relativa calma con otros de intensa actividad eruptiva. Uno de los más fuertes fue entre julio y agosto de 2006 cuando dejó cuatro muertos, dos desaparecidos, miles de evacuados e importantes daños en esa zona agrícola del centro andino del país.