El recién nombrado director de biodiversidad de las Naciones Unidas, el brasileño Braulio Dias, sugirió que su país siga el ejemplo de Costa Rica para resolver sus contradicciones entre desarrollo y protección ambiental.

En una entrevista publicada el martes por el diario Folha de S. Paulo, Dias destacó que el pequeño país centroamericano logró triplicar su producto interno bruto per cápita y duplicar su área boscosa con un cambio en sus políticas. "A Brasil le falta conseguir hacer ese giro", dijo.

Dias, de 58 años, dejó en enero un alto cargo en el gobierno brasileño para convertirse en secretario ejecutivo de la Convención sobre Biodiversidad, uno de los tres pactos sobre el ambiente directamente controlados por el secretario general de la ONU, el coreano Ban Ki-moon.

En la entrevista, Dias comentó que ve con preocupación los choques entre los intereses desarrollistas de corto plazo y las metas de sustentabilidad.

El gobierno brasileño ha sido duramente criticado por ambientalistas por promover proyectos que a su juicio fomentan el desarrollo a expensas de la protección ambiental, como la construcción de represas en la Amazonia, al tiempo que no ha creado nuevas áreas de protección desde que la presidenta Dilma Rousseff asumió el poder en enero de 2011.

"Existen países que consiguieron hacer un giro, Costa Rica es uno de ellos", expresó Dias. "Allí ocurrieron avances porque fueron tomadas medidas no solo en la esfera ambiental sino también en el ámbito de las políticas públicas en general, especialmente en instrumentos económicos".

Acotó que con tales cambios, el país centroamericano consiguió duplicar su área forestal al tiempo que "el ingreso per cápita del país triplicó".

"Yo creo que Brasil tiene condiciones de ampliar el abastecimiento de energía, ampliar los esfuerzos de desarrollo y al mismo tiempo conservar lo que tiene de patrimonio natural. Lo que tal vez le falta a Brasil es hacer ese giro, como en Costa Rica", puntualizó Dias.