El alcalde de San Francisco acusó el miércoles al jefe de Policía Ross Mirkarimi de mala conducta oficial a raíz de su declaración de culpabilidad en un caso de violencia doméstica que afectó a la esposa venezolana del policía.

El alcalde Ed Lee presentó el cargo un día después de anunciar que suspendería a Mirkarimi. Dijo que las acciones del alguacil estaban "por debajo de los estándares de la decencia y la buena fe".

Mirkarimi se declaró culpable de un delito menor de privación de la libertad por una disputa la noche de fin de año en la que su esposa terminó con un moretón en el brazo. En virtud de un acuerdo de culpabilidad, los fiscales acordaron descartar otros tres cargos por delitos menores, incluyendo violencia doméstica, poner niños en peligro y disuadir a un testigo.

Inmediatamente después de la sentencia del lunes, en la que ordenaron al jefe policial cumplir libertad condicional y someterse a terapia, Lee se reunió con Mirkarimi y le pidió que renunciara o de lo contrario enfrentará una investigación por mala conducta.

Mirkarimi, desafiante, se negó a dimitir. Dijo que sus acciones no constituyen mala conducta oficial.

"Yo quería y he asumido toda la responsabilidad", dijo Mirkarimi a reporteros el martes. "En este momento, no tengo planes de renunciar".

Ahora que se presentó el cargo de mala conducta, se prevé que la Comisión de Etica de la ciudad celebre una audiencia, después haga una recomendación a la Junta de Supervisores, compuesta por 11 miembros y la que en última instancia decidirá si despedirá a Mirkarimi.

El fiscal de distrito dijo que Mirkarimi, quien fue elegido en noviembre tras cumplir dos mandatos como supervisor de la ciudad, tendrá prohibido portar un arma hasta que un juez levante una orden que también le impide al alguacil ver a su esposa, la actriz venezolana Eliana López, sin permiso de la corte.