Brasil pidió el martes explicaciones a Australia por la muerte de un estudiante del país sudamericano muerto a manos de la policía australiana.

El brasileño Roberto Laudisio, de 21 años, murió el domingo en Sydney luego de recibir una descarga eléctrica de un arma de la policía, que sospechó que el joven estaba huyendo después de robar una bolsa de galletas.

"El Consulado General de Brasil en Sydney y la Embajada de Brasil y Canberra fueron instruidos a prestar toda la solidaridad a la familia de la víctima, así como a pedir las debidas explicaciones a las autoridades australianas sobre lo ocurrido", señaló la cancillería brasileña en un comunicado.

La pistola de choque eléctrico descarga 400 voltios en el cuerpo de la persona a la que se aplica y está diseñada para paralizar a la víctima sin llegar a matarla. No obstante, el joven brasileño murió como consecuencia de la descarga.

Amigos y familiares de la víctima, citados por la prensa brasileña, comentaron que Laudisio recibió la descarga porque la policía lo confundió con un ladrón que había cometido un robo en una tienda de conveniencia en Sydney.

El caso revivió en Brasil recuerdos de la muerte del brasileño Jean Charles Menezes, ocurrida en julio de 2005 en una acción de la policía británica, que lo confundió con uno de los autores del atentado explosivo contra el metro de Londres ese año.

Laudisio había llegado a Australia a fines del año pasado para aprender inglés.