El gobierno brasileño anunció el martes la cancelación de contratos con cuatro empresas que aparecieron en un reportaje de prensa ofreciendo sobornos para obtener contratos con un hospital público.

La determinación del Ministerio de Salud de cancelar cualquier relación con las empresas fue publicada el martes en el Diario Oficial de la Unión (gaceta oficial) e instruyó también a entidades ligadas al ministerio a investigar otros contratos con las compañías.

La cancelación se produjo un día después de que el gobierno del estado de Rio de Janeiro tomó la misma decisión en relación con contratos de esas cuatro empresas con hospitales estatales.

Entre tanto, la policía federal anunció la apertura de investigaciones sobre todos los contratos firmados por esas cuatro empresas con entidades públicas desde 2009.

Representantes de las compañías Locanty Solucoes, Toesa Servicos, Bella Vista Refeicoes Industriais y Rufolo Servicos Técnicos e Construcoes fueron registrados en imágenes de televisión ofreciendo sobornos a un supuesto funcionario del hospital de la Universidad Federal de Rio de Janeiro.

El registro fue hecho por el programa de variedades y noticias Fantástico, de la red Globo, en el que un periodista se hizo pasar por el responsable de los contratos del hospital y recibió a los representantes de las empresas que llegaron a ofrecer sobornos a cambio de acuerdos comerciales.

Tras la denuncia, las empresas emitieron sendos comunicados en los que negaron irregularidades en sus contratos y aseguraron que las personas que aparecen en las imágenes no estaban autorizadas para hablar en nombre de ellas.

Las compañías, que ofrecen servicios de recolección de basura y contratación de empleados tercerizados, obtuvieron en 2011 el equivalente a 101,5 millones de dólares en contratos con los gobiernos federal y del estado y municipio de Rio de Janeiro.

Autoridades del gobierno admitieron la posibilidad de que esa práctica se repita en otras entidades públicas.

"Por los diálogos (del reportaje) uno verifica que es una práctica que se está diseminando en otras reparticiones públicas, no sólo en el área de la salud. Eso exige una investigación muy profunda y nuevas prácticas de administración pública", dijo el lunes a periodistas el ministro de Educación, Aloizio Mercadante.

Según la determinación del Ministerio de Salud, deben ser suspendidos de inmediato todos los contratos de esas compañías con el Instituto Nacional de Traumatología y Ortopedia, el Instituto Nacional del Cáncer y el Instituto Nacional de Cardiología, adscritos al ministerio.

Instruyó también a los directores de esas tres dependencias públicas a abrir investigaciones en un plazo máximo de tres días sobre posibles irregularidades en los contratos con las empresas.