Cientos de policías se movilizaron el martes en el sur de Francia a la búsqueda de un pistolero, posiblemente un asesino compulsivo racista y antisemita, que mató a cuatro personas en una escuela judía y que pudo haber filmado el ataque.

Las autoridades sospechan que el mismo individuo atacó la semana pasada a paracaidistas franceses de origen norafricano y caribeño.

El lunes se produjo el ataque más mortífero en una escuela y el más sangriento contra judíos en décadas. Las escuelas de todo el país observaron un minuto de silencio por las víctimas, que eran trasladadas a Israel para su entierro.

"Los niños eran exactamente como ustedes", dijo el presidente Nicolas Sarkozy a estudiantes de la secundaria básica en París después de acompañarlos en el minuto de silencio. "Pudo haber ocurrido aquí".

Asimismo prometió dar con el culpable.

Sarkozy habló en una escuela pública frente a un monumento a los franceses que ayudaron a los judíos durante el Holocausto, cuando casi toda Francia estaba ocupada por los nazis.

El ministro del interior Claude Gueant dijo que el atacante "llevaba un aparato colgado alrededor del cuello" con el que pudo haber filmado el ataque y cargarlo en línea. Agregó que ese hecho dio a los investigadores nuevas pistas sobre el perfil del atacante.

Gueant describió al culpable como alguien "muy frío, muy decidido, en gran medida dueño de sus movimientos, y por consecuencia muy cruel".

El atacante primero mató a tiros a un rabino y a sus hijos de 4 y 5 años, y después persiguió hasta matar a la hija de 7 años del director de la escuela.

Cuando se le preguntó si el atacante había grabado el hecho, Gueant respondió: "Podemos imaginarlo". Pero agregó que las autoridades todavía no habían hallado ninguna imagen del ataque en línea.

Gueant dijo que se están estudiando los informes acerca de tres paracaidistas expulsados de un regimiento cerca de Tolosa en el 2008 por supuesta actividad neonazi, pero agregó que se trata una de muchas pistas.

Cientos de policías están buscando al asesino. Fue el tercer ataque mortífero llevado a cabo por atacantes en motocicleta en la región en una semana. En los tres, el atacante huyó en ese vehículo.