El gobierno afirmó el martes que Argentina importó en 2011 un 30,8% más que en 2010 al salir al paso de las críticas sobre las supuestas trabas que aplica el país a las compras al exterior.

"Hemos importado más que nunca y sin embargo, seguimos teniendo un saldo comercial positivo", dijo el canciller Héctor Timerman cuando defendió en una rueda de prensa la política industrial argentina que ayuda "a los empresarios que quieren invertir en el país".

Timerman, que expuso una serie de datos estadísticos tomados de un informe elaborado por la cancillería, dijo que detrás de las críticas que se han producido a "políticas que algunos perciben como trabas" existen "intereses que no son los del país".

"Hay un club de devaluadores, gente a la que le conviene importar más que exportar, que prefiere no tener empleados... aquellos que prefieren una oficinita y dedicarse a importar paraguas de algún país asiático en lugar de producir, exportar, darle trabajo a nuestra gente", dijo.

La Cámara de Importadores de la República Argentina ha advertido que las supuestas trabas a las importaciones han agravado la situación en sectores como la industria de la construcción.

El director de Relaciones Institucionales de dicha cámara, Miguel Ponce, dijo el miércoles a Radio 10 que por la aplicación por parte del gobierno argentino de licencias no automáticas, reciben llamadas de "gremios del interior del país preocupados porque al agotarse el stock quieren saber si ciertos insumos que están parados van a ser liberados".

Según la cámara, a las licencias no automáticas se suma que unos 100.000 trámites especiales para importar fueron frenados desde el 1 de febrero en la Secretaría de Comercio porque se emiten "observaciones".

La prensa ha difundido denuncias de ciudadanos que dicen tener problemas para conseguir ciertos medicamentos en las farmacias.

Timerman desestimó que haya que agilizar la entrada al país de insumos médicos y medicamentos y criticó a la prensa local.

"Creo que apelar a esos golpes bajos sobre los remedios es tratar de llevar a la sociedad un miedo, una resistencia que en definitiva lo hacen no para que la gente viva mejor sino para que la gente viva peor. Y nosotros en eso no vamos a caer, vamos a seguir trabajando en el bienestar de la gente", afirmó.

Los cuestionamientos a la política comercial del gobierno argentino también vinieron de afuera. En una aparente alusión a Argentina, Paraguay criticó el sábado las medidas proteccionistas de algunos países de la región durante el inicio de la cumbre de cancilleres de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur).

A su vez, los empresarios de Brasil y Uruguay han manifestado su malestar por lo que consideran trabas argentinas a la entrada de sus productos.

Al ser consultado sobre qué postura tomará Argentina si algún país se queja ante la Organización Mundial del Comercio (OMC) el canciller dijo que "no hay ningún país que se haya presentado en la OMC...o que la OMC se haya contactado con mi oficina para hablar de algún tema puntual".

En el caso de que eso ocurriera "va a suceder lo que siempre hace Argentina: se sienta a dialogar con todo el mundo... nosotros cumplimos con las leyes", dijo.

Timerman afirmó que Argentina es una de las naciones del mundo "que más incrementó sus importaciones en 2011" respecto de 2010. "Las importaciones argentinas crecieron desde todos los continentes y desde 150 países" y entre los miembros del Grupo de los 20 "Argentina fue el segundo país que más incrementó sus importaciones" después de la India, agregó.

Por otro lado Argentina fue el segundo país de la región latinoamericana que más aumentó sus ventas al exterior después de Colombia (34,6, señaló el canciller.

Indicó que en 2011 el país sudamericano aumentó además sus compras "desde todos los países miembros del G20". En el caso de las importaciones a Estados Unidos el incremento fue de 27,2% y en el de Rusia 99%.

"Las medidas tomadas por la Argentina se enmarcan en la normativa de la Organización Mundial del Comercio y los compromisos internacionales asumidos por nuestro país... las recientes medidas lejos de ser expresión de proteccionismo apuntan a dotar de mayor previsibilidad, eficiencia y transparencia a las operaciones de comercio en línea con la normativa de la Organización Mundial de Aduanas", afirmó el canciller.

Timerman afirmó que Argentina los cuestionamientos que recibe Argentina obedecen a que hay naciones que "quieren perpetuar un modelo de comercio Norte-Sur, en donde países como el nuestro deberían resignarse a exportar productos de bajo valor agregado".