El Ministerio Público nombró una comisión que apoyará a los fiscales en las investigaciones del asesinato de la hija de un cónsul chileno que murió baleada por la policía en la ciudad occidental de Maracaibo, informaron el lunes las autoridades judiciales.

Especialistas en balística, planimetría e inspecciones técnicas integran el grupo de nueve expertos que seleccionó la Fiscalía General para investigar el homicidio de Karen Berendique, de 19 años, que murió el 16 de marzo al recibir tres impactos de bala, indicó el Ministerio Público en un comunicado.

Berendique recibió tres impactos de bala cuando la camioneta en la que se trasladaba junto a su hermano fue tiroteada por una comisión del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (CICPC) que estaba en un puesto de control móvil en una calle de Maracaibo.

"Es lamentable que sucedan en Venezuela hechos así. Una de las cosas en que deberían preocuparse es en entrenar a esta gente (la policía). Enseñarles en qué momento se debe usar el arma", declaró el lunes Fernando Berendique, padre de la joven fallecida y cónsul honorario de Chile en el occidente del país.

El diplomático relató a la emisora local Unión Radio que a las 9 de la noche del viernes su hijo salió a llevar a su hermana Karen a una fiesta, a unas cuadras de su casa en Maracaibo, y "se metió por un barrio para recortar camino para salir a la avenida principal, pero en este sector lo interceptó una patrulla de funcionarios del CICPC, se bajan unos señores armados y lo enfrentan".

El cónsul precisó que su hijo pensó que se trataba de un asalto, por lo cual retrocedió su camioneta y en ese instante comienza la balacera.

"Llegan estos señores (los policías) muy violentamente y bajan a mi hijo del vehículo. Afortunadamente los vecinos se dieron cuenta de la situación y eso fue lo que le salvó la vida a mi hijo", agregó.

El presidente Hugo Chávez lamentó el lunes el fallecimiento de la joven, y dijo en una llamada telefónica a la televisora estatal que "tiene que caer todo el peso de la ley sobre los policías que asesinaron a la hija del cónsul de Chile en Venezuela".

"Ningún policía tiene derecho a usar las armas de esa manera. Estamos actuando con contundencia en este caso", señaló Chávez, según reseñó la emisora estatal YVKE Mundial.

Por el caso de Berendique están detenidos 12 funcionarios del CICPC adscritos a las brigadas de Robo de Vehículos y Homicidio del estado occidental del Zulia.

La estatal Agencia Venezolana de Noticias (AVN) informó el lunes que la Fiscalía General logró el arresto de los doce policías, que fueron presentados ante el tribunal que lleva el caso en Maracaibo.

Los funcionarios detenidos fueron imputados por la Fiscalía por presuntamente ser los "coautores en el delito de homicidio calificado con alevosía" contra Karen Berendique, y por ser los supuestos "coautores el delito de homicidio calificado con alevosía en grado de frustración" contra el hermano de la joven fallecida, por el "uso indebido de arma de reglamento" y "quebrantamiento de pactos y convenios internacionales" suscritos por el país, precisó AVN.

El canal de noticias Globovisión difundió el lunes imágenes de una manifestación callejera que realizó en Maracaibo un grupo de jóvenes que con las manos pintadas de rojo protestó por el asesinato de Berendique.

"Estamos ante la incompetencia de un ministerio, ante la incompetencia de los organismo que deben resguardar la seguridad de los venezolanos, y nosotros hoy estamos exigiendo la renuncia del ministro de Interior y Justicia (Tareck El Aissami), la renuncia del director del CICPC y su juicio", expresó el joven Christopher Papanastasiu a Globovisión.

El secretario general del partido opositor Primero Justicia, el diputado Tomás Guanipa, criticó la "crisis de anarquía, delincuencia e inseguridad que vivimos los venezolanos", y planteó que era necesario "depurar" los organismos de seguridad y "acabar con la impunidad".

El coordinador de la ONG local Programa Venezolano de Educación y Acción en Derechos Humanos (Provea), Marino Alvarado, afirmó que los cuerpos de seguridad locales "se han convertido en un factor más de inseguridad por la cantidad de hechos delictivos en los cuales están involucrados".

Alvarado dijo a la AP que según un estudio que recopila información de octubre del 2010 a septiembre del 2011 y que presentó el año pasado la entidad que encabeza, en el país se reportaron 173 denuncias de violaciones al derecho a la vida en las cuales estaban involucrados miembros de los cuerpos de seguridad y militares. La policía judicial lidera las denuncias con 37 casos.

El activista indicó que "en Venezuela hay una práctica policial de un uso arbitrario de la fuerza y esa práctica genera estas consecuencias", en alusión al caso de Berendique.

Alvarado instó a que el gobierno haga una "reestructuración profunda" de la policía judicial porque "ese es el organismo que más violaciones al derecho a la vida comete, el que más tortura y el que más desaparece (detenidos)".

Una encuesta que elaboró el año pasado la organización no gubernamental local Observatorio Venezolano de Violencia determinó que entre los venezolanos existe desconfianza hacia los cuerpos de seguridad debido a que 91% de los encuestados estimó que los policías están involucrados en los delitos.

De acuerdo con cifras oficiales, en 2010 se registraron 48 homicidios por cada 100.000 habitantes, lo que convierte al país en uno de los más violentos de la región.

A inicios de año El Aissami admitió que para el gobierno ha sido difícil "romper ese piso duro de 48 muertes por cada 100.000 habitantes" pero reconoció que se ha bajado "significativamente esa curva en estos últimos años", aunque no precisó cifras.