Un grupo de vándalos profanaron un cementerio judío en Polonia al pintarrajear esvásticas y lemas antisemitas en tumbas y lápidas, informó el lunes un funcionario.

Los agresores también escribieron "Esta es Polonia, no Israel" en el camposanto judío de la ciudad oriental de Wysokie Mazowieckie, de acuerdo con la Fundación para la Preservación de la Herencia Judía del país europeo.

La Policía investiga el ataque, ocurrido la noche del domingo en esa ciudad que ha intentado conservar la memoria de los judíos que fueron sus habitantes.

El cementerio, remozado hace seis años, no está completamente enrejado, dijo Michael Traison, un abogado estadounidense que ha juntado fondos para restaurar el panteón. Esta es la primera vez que el lugar es agredido por vándalos.

"La gente de Wysokie Mazowieckie ha apoyado su herencia judía", afirmó Traison. "Quienes somos los guardianes del cementerio sabemos que el vandalismo es un ejemplo aislado, que es la antítesis de lo que los polacos y Polonia son hoy en día".

Polonia albergó a la comunidad judía más grande de Europa hasta que fue casi exterminada por la Alemania nazi en el Holocausto. La comunidad judía en Polonia es pequeña ahora.

Aunque los lemas antisemitas han aparecido ocasionalmente en grafitos o en cánticos de aficionados al fútbol, la violencia física contra los judíos es muy rara.