Un motociclista armado abrió fuego con dos pistolas el lunes afuera de una escuela judía en la ciudad de Tolosa, en el suroeste de Francia, y mató a cuatro personas, entre éstas a un rabino, sus dos hijos pequeños y a una niña, informó la fiscalía local.

Una de las armas detonadas por el agresor también había sido utilizada en otras dos balaceras perpetradas en la región de Tolosa la semana pasada en las que murieron tres soldados franceses, revelaron las autoridades. El presidente francés Nicolas Sarkozy insinuó que una persona era responsable de todos los atentados.

El hombre que murió en el ataque del lunes perpetrado justo antes del inicio de clases en la escuela Ozar Hatorah, tenía 30 años, y sus hijos tres y seis años, dijo Michel Valet, fiscal de Tolosa. Los testigos manifestaron que el hombre trabajaba en la escuela.

Funcionarios escolares informaron que la hija de ocho años del director de la escuela fue la cuarta persona que murió en el ataque. Valet agregó en tanto que un chico de 17 años fue herido de gravedad.

"Le disparó a todo lo que tenía frente a él, niños y adultos", indicó Valet. "Los niños fueron perseguidos en el interior de la escuela".

Un testigo describió al agresor como un hombre que perseguía a niños pequeños y "con el deseo de matar".

Las autoridades realizaron una cacería humana masiva y elevaron el nivel de alerta terrorista a su máximo nivel a lo largo de una franja del sur de Francia alrededor de Tolosa. Cientos de oficiales reforzaron la seguridad en escuelas y sinagogas de todo el país y Sarkozy indicó que 14 unidades de la Policía antimotines "protegerán la región mientras este criminal" permanezca prófugo.

El tiroteo del lunes conmocionó a Francia, donde los tiroteos en escuelas y los ataques mortíferos a judíos son extremadamente raros, y generó fuertes condenas de las autoridades de Israel y Estados Unidos.

Sarkozy lo llamó el peor tiroteo ocurrido en una escuela en la historia francesa.

"Es un día de tragedia nacional", dijo Sarkozy tras su llegada a la escuela. "La barbarie, el salvajismo y la crueldad no pueden ganar. El odio no puede ganar. La nación es más fuerte".

Francia, que ha visto pocos incidentes antisemitas, es particularmente sensible en cuanto a la comunidad judía debido a que en la Segunda Guerra Mundial ayudó a los ocupantes nazis a deportar a ciudadanos judíos.

Los fiscales franceses estudiaban la posibilidad de que hubiera posibles vínculos terroristas, pero el móvil del ataque no estaba claro. Aún así, los asuntos sobre las minorías religiosas y raciales han surgido de manera prominente en la actual campaña presidencial del país.

La noticia de que el arma de fuego fue usada en los ataques de la semana pasada en los alrededores de Tolosa alimentó las sospechas que un asesino múltiple está atacando no sólo a judíos sino a las minorías de Francia. Los paracaidistas atacados la semana pasada eran de origen norteafricano y francocaribeño. Las víctimas del lunes eran judías.

En los tres ataques el agresor llegó a bordo de una motocicleta, al parecer solo, y usó el mismo calibre de arma — 11,43_, dijo un agente de la Policía que no estaba autorizado para hablar públicamente y pidió no ser identificado.

El funcionario pidió no ser identificado en cumplimiento con las normas de la Policía.

Pierre-Henry Brandet, vocero del Ministerio del Interior, dijo a The Associated Press que el sospechoso del ataque del lunes huyó en una motocicleta de color oscuro, al igual que el agresor o los agresores de los dos atentados de la semana pasada.

El jueves de la semana pasada, un hombre armado en motocicleta disparó contra tres paracaidistas uniformados en un cajero automático, matando a dos e hiriendo al tercero. Este ataque ocurrió en el pueblo de Montauban, cerca del cuartel al que pertenecían los soldados.

Cuatro días antes, un pistolero en motocicleta mató a tiros a otro paracaidista en Tolosa.

Las autoridades dijeron que el análisis forense determinó que la misma arma fue usada en los dos ataques de Montauban y Tolosa.

Sarkozy visitó la escuela acompañado por Richard Prasquier, presidente del Consejo Representante de Instituciones Judías de Francia (CRIF por sus siglas en francés).

En Jerusalén, el ministro de Defensa israelí, Ehud Barak, dijo que "ya sea que se trate de un ataque terrorista o un crimen de intolerancia, la pérdida de vidas es inaceptable".

___

Los periodistas de The Associated Press Elaine Ganley y Thomas Adamson en París, y Amy Teibel en Jerusalén contribuyeron a este despacho.