Once personas fueron detenidas por proxenetismo durante la desarticulación de dos bandas que obligaban a jóvenes rumanas a prostituirse y arreglaban matrimonios para que se casaran con hombres originarios de países que no son miembros de la Unión Europea, dijo la policía española.

Un parte policial difundido el lunes dijo que dos grupos relacionados entre sí operaban en ciudades orientales y meridionales, incluyendo Valencia y tenía "ramificaciones" en Alemania y Portugal.

Uno de los grupos se especializaba en la falsificación de documentos extranjeros para arreglar matrimonios entre rumanas y hombres generalmente de Nigeria, para que posteriormente pudieran obtener permisos de residencia en la UE.

El parte agregó que el otro grupo reclutaba mujeres en Rumania y les quitaba el pasaporte una vez llegadas a España, y las obligaba a prostituirse hasta que pagaran su "deuda" procedente de los gastos generados por su llegada a este país.