Los dueños de los Mets y un representante legal de las víctimas del fraude de Bernard Madoff llegaron a un acuerdo por 162 millones de dólares.

El arreglo dejó sonriendo a los propietarios del equipo, que podrían terminar pagando menos de lo acordado.

"No nos abandonen", declaró uno de los accionistas mayoritarios de los Mets, Fred Wilpon, al salir del tribunal. "Ahora puedo sonreír y tal vez tomarme un día de descanso".

El acuerdo se produjo en momentos en que se iniciaba la selección de un jurado en el caso para determinar cuánto le deben pagar los dueños de los Mets a otros inversionistas que le encomendaron su dinero a Madoff. Se llegó a hablar de una compensación de 386 millones de dólares.

El albacea de las víctimas Irving Picard afirmaba que los dueños de los Mets sabían que las inversiones de Madoff eran un fraude, pero de todos modos siguieron haciendo negocios con él porque ganaban mucho dinero.

Los abogados de los dueños aseguran que estos no tenían idea de que la operación de Madoff era cuento y que defraudó a inversionistas por valor de 20.000 millones de dólares.

Wilpon y Saul Katz, los principales accionistas de los Mets, estuvieron presentes en el tribunal el lunes.

Ambos hablaron confiados sobre el futuro del equipo tras anunciarse el acuerdo y Katz aseguró que los Mets "siempre tuvieron" una situación financiera sólida.

El acuerdo les da cierto respiro ya que comenzarán a pagar recién dentro de tres años. Además existe la posibilidad de que no deban abonar nada si pueden conseguir 162 millones de dólares de los 178 que buscan en su propio juicio contra Madoff.

"En cierto sentido, ahora somos socios", declaró David J. Sheehan, abogado del representante de las víctimas Picard, quien describió cómo los dueños de los Mets se beneficiarían si se consigue recuperar el dinero que usó Madoff en sus engaños.

El acuerdo estipula que el representante de las víctimas "revisó la evidencia y ya no seguirá adelante con la demanda en la que se aduce que los acusados hicieron la vista gorda" ante las irregularidades de los manejos de Madoff.

Wilpon y Katz lucían visiblemente aliviados tras anunciarse el acuerdo. Siempre adujeron no saber nada del fraude de Madoff.

"No hicimos la vista gorda. Jamás. Actuamos de buena fe", sostuvo Wilpon.

"Nos sentimos muy complacidos de que esto haya quedado atrás", acotó Katz. "Siempre actuamos de buena fe y el acuerdo lo refleja".

Picard inicialmente pidió mil millones de dólares a los propietarios de los Mets. La novena redujo su nómina pues sus ingresos disminuyeron al mermar la asistencia como consecuencia del flojo desempeño del equipo.

El juez Red Rakoff ya había estipulado que Katz y Wilpon debían devolver los 83,3 millones de dólares que habían ganado con Madoff. Esa cifra está incluida en los 162 millones.

El magistrado, por otro lado, dijo hace algunas semanas que Picard podía reclamar no más de 386 millones a los dueños de los Mets, lo que allanó el camino para el acuerdo anunciado el lunes.

El ex gobernador de Nueva York Mario Cuomo, que hizo de mediador, dijo que ahora Picard puede concentrarse en otras 800 demandas contra personas que se beneficiaron de las estafas de Madoff.

Cuomo opinó que el arreglo era "justo y razonable, lo más justo y razonable que se podía esperar".