Las autoridades cancelaron el domingo en la noche la orden de evacuación de un poblado de 300 habitantes en Colorado debido a que los bomberos habían contenido la mayor parte de un incendio forestal en las llanuras nororientales del estado.

Tres bomberos resultaron heridos mientras combatían las llamas y para la noche del domingo dos de ellos continuaban hospitalizados, dijo la portavoz de los bomberos, Deanna Herbert.

A las 9.15 de la noche del domingo se autorizó a los residentes de Eckley que regresaran a sus viviendas, señaló Herbert. Sin embargo, la evacuación continuaba vigente para un número indeterminado de granjas circunvecinas del poblado.

Más de 12 departamentos de bomberos participaron en el combate al incendio, que se suscitó a la 1.15 de la tarde al sur de Yuma y se propagó con rapidez hacia Ecley, donde obligó el desalojo de los habitantes.

El incendio de la hierba, al que atizó el viento, destruyó al menos dos casas, amenazó otras y consumió partes de una zona de 217,5 kilómetros cuadrados (84 millas cuadradas) antes de que fuera contenido en 90% para el lunes en la noche.

Herbert dijo que cuadrillas de bomberos continuaban combatiendo las llamas en diversos lugares, donde era difícil extinguirlas, o donde resurgían.

Durante la tarde, debido a una enorme nube de humo que cubrió la zona a causa del incendio, las autoridades cerraron temporalmente una sección de la carretera federal 34 al este de Yuma.