Un joven gay que a comienzos de mes sufrió un feroz ataque de parte de supuestos nazis que le dibujaron una esvástica en el pecho, fue puesto el lunes en estado de coma inducido luego de sufrir un paro cardiorespiratorio.

Rolando Jiménez, presidente del Movimiento de Integración y Liberación Homosexual, dijo a The Associated Press que Daniel Zamudio sufrió convulsiones producto "del golpe en la cabeza, lo que lo hizo convulsionar y morder el tubo que tiene en su boca y dejó de recibir oxígeno, ocasionándole un paro cardiorespiratorio".

Ante la gravedad del episodio, se le volvió a inducir el coma del que se lo estaba sacando desde hace cuatro días, agregó Jiménez.

Dijo que la rápida reacción del personal médico de la Posta Central --el principal centro de salud de urgencia de Santiago, donde está hospitalizado desde el 3 de marzo-- evitó que la situación de Zamudio se complicara aún más.

Zamudio, de 24 años, fue salvajemente agredido por varios sujetos en la madrugada del 3 de marzo que le quebraron una pierna, le causaron un severo trauma en el cráneo y le dibujaron una cruz esvástica en el pecho.

El parte médico inicial dijo que el joven también sufrió una hemorragia sub-aracnoidea que junto a las demás lesiones lo mantuvieron varios días en riesgo vital.

Iván Zamudio, padre del joven, declaró que la agresión se debió a las preferencias sexuales de su hijo, quien ya había recibido amenazas de muerte por ser homosexual.

El abogado de la familia, Jaime Silva, dijo que hay cuatro detenidos por la agresión, dos de los cuales tienen antecedentes por ataques xenófobos contra ciudadanos peruanos, y que uno de ellos entregó detalles del papel que le cupo a cada uno en la golpiza al joven.