El Ministerio de Defensa ruso anunció el lunes que uno de sus buques cisterna atracó en el puerto sirio de Tartus.

El ministerio indicó el lunes que el navío Iman llegó a Tartus hace 10 días para ayudar a los barcos de la flota rusa en su patrullaje contra la piratería en el Golfo de Aden.

El ministerio dijo que el cisterna lleva una tripulación civil y un equipo militar encargado de su protección, aunque un vocero del ministerio no quiso precisar el número de soldados.

Tartus es ahora la única base naval rusa fuera de la antigua Unión Soviética. Una flota de la armada rusa lo visitó en enero, en lo que fue visto como un despliegue de respaldo al régimen del presidente Bashar Assad por parte de Moscú, según algunos observadores.

Rusia ha protegido a Siria de las sanciones de la ONU por la cruenta represión emprendida por Assad contra el levantamiento popular iniciado hace un año, en el que han sido muertas más de 8.000 personas.