El presidente Hugo Chávez afirmó el lunes que es partidario que los países la Alianza Bolivariana para los Pueblos de América (ALBA) asistan a la próxima Cumbre de las Américas para reclamar la participación de Cuba en ese evento.

Chávez abrió la posibilidad de que los países del ALBA acudan a la cumbre regional al señalar de que era partidario de que los miembros del grupo asistan a la cita para reclamar la participación de Cuba en ese evento, según reseñó la estatal Agencia Venezolana de Noticias (AVN).

"Esta será la última cumbre de esta llamada de las América sin Cuba. La próxima no ocurriría", dijo el mandatario en una llamada telefónica a la televisora estatal al asegurar que "buen número de nosotros" plantearán la incorporación de Cuba a la Cumbre de las Américas.

Chávez, quien regresó el pasado viernes a Caracas tras someterse el 26 de febrero en la capital cubana a una operación para extirparle un tumor canceroso, indicó que había discutido con sus pares de Argentina, Bolivia, Nicaragua, Ecuador y Brasil sobre el caso de Cuba, y agregó que "la premisa es el consenso. No más cumbres sin la participación de Cuba".

El mandatario venezolano se reunió el pasado 7 de marzo en La Habana con su homólogo colombiano, Juan Manuel Santos, en un encuentro donde hablaron sobre la participación de Cuba en la cumbre y el comercio entre Venezuela y Colombia.

Tras la reunión Santos dijo a la prensa que Chávez le había expresado su deseo de asistir a la Cumbre si su salud se lo permitía.

Desde Brasil, el canciller boliviano David Choquehuanca había declarado horas antes que los países del ALBA aún no han definido si participarán en la Cumbre de las Américas, debido a la exclusión de Cuba del encuentro.

"Estamos en plena discusión de ese tema. Consideramos que no estamos en tiempos de exclusión, estamos en tiempos de inclusión. Excluir a nadie es positivo", manifestó Choquehuanca tras un encuentro con su colega brasileño Antonio Patriota, en Brasilia.

Su comentario se refirió al hecho de que Cuba está excluida del proceso de la Cumbre de las Américas, originada en 1995 por iniciativa de Estados Unidos para formar una alianza comercial continental con los países que Washington considera democráticos.

Choquehuanca indicó que los cancilleres del ALBA, que reúne a gobiernos de tendencia izquierdista de América Latina y el Caribe, se reunirán en los próximos días para definir una posición común sobre su participación en la Cumbre de las Américas, programada para el 14 y 15 de abril en Cartagena, Colombia.

Indicó que pese a informaciones de que el gobernante boliviano Evo Morales habría dicho en Colombia que sí iría a la cita de Cartagena, su participación no está definida.

Explicó que durante una reciente visita para conmemorar los 100 años de relaciones entre Bolivia y Colombia, Morales fue invitado a participar en la clausura de la Cumbre Social de las Américas, un evento paralelo a la cita presidencial de Cartagena. Morales respondió que podría asistir a esa ceremonia de clausura, sin dar garantías, según Choquehuanca.

En el ALBA participan los latinoamericanos Bolivia, Cuba, Ecuador, Nicaragua y Venezuela, junto a los caribeños Antigua y Barbuda, Dominica y San Vicente y las GrGranadinas

En Bogotá, la Presidencia de Colombia informó que los presidentes estadounidense Barack Obama y colombiano Juan Manuel Santos conversaron telefónicamente el domingo sobre los temas que se trataran en la Cumbre de las Américas y los asuntos bilaterales que habrán de discutir en un encuentro que sostendrán aprovechando la ocasión.

"El presidente Obama también confirmó su participación en la Cumbre de Empresarios de América que sesionará los días 13 y 14 de abril", según un comunicado divulgado el lunes. En el encuentro empresarial participará también la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, y Santos, de acuerdo con la información.

La presencia de Cuba quedó descartada, como Santos se lo comunicó al presidente de la nación caribeña Raúl Castro durante una visita a la isla el 8 de marzo.

Durante la cita con Patriota, el canciller boliviano abordó temas de comercio, inversiones, cooperación en las regiones fronterizas y el combate al narcotráfico.

Los cancilleres anunciaron que en los próximos días una delegación oficial boliviana de alto nivel del sector energético visitará Brasil para discutir el comercio de gas y otros proyectos del sector.