El Banco Interamericano de Desarrollo instó el lunes a América Latina a no descuidar los procesos de desarrollo, mantener las políticas sociales y enfatizar en la educación.

"Inauguramos esta asamblea en momentos de incertidumbre sobre la economía mundial. Y si bien es cierto que los peores temores sobre el retorno de una recesión generalizada parecen haber quedado atrás, la crisis aún no ha sido superada", dijo el titular del BID, Luis Moreno, al abrir la Asamblea de Gobernadores de la entidad.

Moreno enfatizó que la región creció en promedio más de 4% en 2011 y que para este año podría registrarse una tasa "un poco más baja, pero suficiente para mantener históricamente reducida la tasa de desempleo inferiores hoy al 7%".

El titular del BID destacó el éxito de la novena capitalización de la entidad con la que superó los 170.000 millones de dólares y pidió cautela pese a los índices económicos favorables de la región.

Advirtió a su vez que América Latina padece un alto nivel de inseguridad, con 360 homicidios por día en promedio, y que esa violencia persiste pese a que 174 millones de personas han salido de la pobreza de los 600 millones de habitantes de la región, por lo que manifestó que es necesario hacer hincapié en las políticas educacionales.

"Es una gran paradoja" que el incremento de la criminalidad ocurra cuando "la región consolidó sus democracias, avanzó en la reducción de la pobreza y fortaleció la gestión fiscal y comercial", señaló Moreno, para quien no existen "fórmulas de cajón" para contrarrestar ese problema pero "algunas ciudades en nuestra región están encontrando un camino para salir de este laberinto".

Precisó que en 15 años el banco ha financiado 12 programas y cooperaciones técnicas en el área de seguridad y actualmente prepara 9 nuevas operaciones en seguridad ciudadana que costarán unos 328 millones de dólares.

El ministro de Economía uruguayo, Fernando Lorenzo, indicó que el BID "se enfrenta hoy con una región distinta. Los años de procesos inflacionarios descontrolados propulsados, entre otros, por déficits fiscales significativos son cosa del pasado en nuestra región. Las inflaciones de más de un dígito son muy excepcionales... Las políticas macroeconómicas se han fortalecido y con ello el acceso al financiamiento externo se ha ampliado. Cada vez más países cuentan con el grado de inversión o están próximos a él".

Agregó que "a pesar de los significativos avances en la región, somos plenamente conscientes de que el peor error que podríamos cometer como hacedores de políticas públicas es el de la autocomplacencia".

El presidente uruguayo José Mujica remarcó la necesidad de reforzar la integración. El mandatario uruguayo, que afronta una delicada situación con Argentina y Brasil por algunas medidas comerciales proteccionistas que han aplicado, defendió al Mercosur --del que esos tres países forman parte junto con Paraguay-- que postula el libre comercio.

"Los defectos del Mercosur son nuestros defectos y los vamos a pelear a muerte" dijo Mujica, añadiendo que "somos el futuro del mundo y tenemos que pelear por la integración latinoamericana".

El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza, valoró los "avances democráticos y económicos de la región" en los últimos años.

Destacó que esos avances hayan tenido lugar "en medio de la gran recesión que ha afectado a la mayor parte de la economía mundial".

El titular de la OEA también se refirió al recrudecimiento de la violencia en la región y sostuvo que la violencia "ha pasado a estar al tope de las demandas ciudadanas".

"La respuesta que se requiere es integral y simultánea en los frentes de la prevención y el control, con una mejor inversión de los recursos para fortalecer la defensa de los derechos de los ciudadanos ante la amenaza del crimen organizado y la violencia social", aseveró.

El BID también informó que en la jornada suscribió un acuerdo con el gobierno de Corea del Sur, el 47mo socio del organismo financiero, para dotar de recursos un programa para eficientizar la administración pública de los países prestatarios de la entidad.

Sudcorea aportará un total de 40 millones de dólares con una primera contribución de alrededor de 8 millones de dólares.