Luego de rebanarle dos puntos a la ventaja que le lleva el Real Madrid en la liga española, Barcelona espera seguir haciendo presión a su rival con una victoria de local el martes frente al Granada.

Real Madrid regaló dos unidades en su propio feudo tras ceder un gol de tiro libre en el último minuto el domingo ante el Málaga del chileno Manuel Pellegrini, que le empató 1-1.

Su ventaja sobre el Barcelona al tope de la tabla se redujo así a ocho puntos cuando restan once fechas y los catalanes esperan aprovechar el desgaste de tres partidos en ocho días para ver si su rival sigue cediendo puntos.

Barcelona doblegó 2-0 al Sevilla el sábado y ahora enfrenta a un Granada que ocupa la parte baja de la tabla, con 33 unidades, contra 63 de su contrincante. Una victoria obligaría al Real Madrid a jugar al día siguiente con la carga adicional que representa el saber que está obligado a ganar para no perder más terreno.

El técnico catalán, Pep Guardiola, insistió el sábado en que la liga estaba perdida, pero su equipo se apuntó su octavo triunfo al hilo con una actuación sólida y Lionel Messi volvió a deslumbrar, anotando su octavo gol en cinco fechas de la liga, sin contar su exhibición de cinco tantos contra el Bayer Leverkusen en la Liga de Campeones.

A solo cuatro del récord histórico del club que pertenece a César Rodríguez (235), el 10 azulgrana amenaza con generar una de sus ya clásicas explosiones de juego superlativo en la recta final de temporada.

Guardiola se reafirmó el lunes en sus declaraciones: "Sigo pensando que no ganaremos la liga. Sí que hay posibilidades matemáticas, pero no os engañéis: el Madrid perderá poquísimos puntos", subrayó.

Pese a ocupar el 15to puesto, el Granada no se antoja contrincante cómodo: viene de ganar al Sporting de Gijón, rival directo por la permanencia, y ya le puso las cosas difíciles al Barsa, que lo venció por la mínima en su cruce de la primera vuelta.

"Puntuar en Barcelona es difícil pero no imposible", dijo el entrenador visitante Abel Resino. "Hay que defender muy juntos y quitarles la posesión de la pelota. Cualquier resultado menos perder es bueno".

Tras el resbalón en el Santiago Bernabéu, el Madrid también afronta un choque de doble filo en Villarreal. El equipo castellonense, cuarto por la cola de la clasificación con solo 27 unidades, cesó a su segundo entrenador de la temporada tras caer contra Levante, y Miguel Angel Lotina tomó el relevo de José Molina.

"La situación es incómoda, pero el reto me ilusiona. El Madrid será un buen test", dijo en su presentación el nuevo timonel del "Submarino Amarillo", especialista en situaciones límite apostando por un fútbol defensivo y rocoso.

La pugna entre los dos primeros deja en segundo plano el duelo del miércoles entre el Atlético de Madrid del técnico argentino Diego Simeone y el Athletic de Bilbao de su compatriota Marcelo Bielsa. Ambos equipos vienen de perder en la fecha anterior pero siguen optando a las plazas europeas y buscarán aprovechar el apretado calendario para intentar desplazar del sexto puesto a Osasuna, que enfrenta al Getafe el martes.

El Levante volverá a defender su cuarta plaza en su visita al estadio de la Real Sociedad y el Valencia la tercera ante el colista Zaragoza.

Quinto es el Málaga, que recibe el jueves al ascendente Rayo Vallecano, octavo y con aspiraciones europeas. Igual que Espanyol y Sevilla, que completan la programación ante Betis y Racing de Santander, respectivamente.