Mike Daisey, el actor que se vio obligado a admitir que inventó partes de su monólogo en el que supuestamente retrataba las condiciones laborales horribles de las fábricas chinas donde se ensamblan iPads y iPhones, no está muy apenado que digamos.

"Quiero que todos sepan que no me quedaré callado", escribió en un apasionado mensaje en su blog publicado el lunes tras un fin de semana en el que se reveló que mezcló la ficción con la realidad y que debió editar su monólogo.

Aunque reconoció que algunas partes de "The Agony and the Ecstasy of Steve Jobs" (La agonía y éxtasis de Steve Jobs) fueron inventadas, Daisey dijo que sostiene sus críticas sobre la forma en la que se fabrican en China los productos de la gigante tecnológica Apple. "Si les parece que esta historia es más importante que esa otra historia, algo anda mal con sus prioridades".

En una entrevista transmitida el viernes con Ira Glass, conductor de "This American Life", Daisey reconoció que algunas de las afirmaciones en su espectáculo no eran reales.

El programa de radio se retractó de su emisión del 6 de enero sobre Daisey porque Glass dijo que no podía responder por la veracidad de las afirmaciones del actor. Después de esto, Daisey eliminó partes de su monólogo y le agregó un prólogo en el que responde las preguntas planteadas por los críticos.

Antes de que cambiara el monólogo, Daisey narraba un viaje a la zona industrial china de Shenzhen y sus entrevistas a cientos de trabajadores de Foxconn Technology Group, la mayor contratista de manufactura de productos electrónicos del mundo.

Daisey dijo que estuvo parado fuera de la puerta y que con la ayuda de un traductor entrevistó a trabajadores de apenas 12 años. Dijo que algunos obreros le dijeron que tenían las articulaciones dañadas porque realizaban la misma tarea miles de veces por turno.

Daisey ha admitido que mezcló la realidad con la ficción, aunque nunca le advirtió esto al público ni a los periodistas que hablaron con él. Algunas de las aseveraciones más fuertes, como que conoció trabajadores menores de edad, personas intoxicadas por los químicos industriales y trabajadores discapacitados por movimientos repetitivos se han desplomado por falsas.

"Si la gente me quiere usar como una excusa para regresar a la negación sobre las condiciones de nuestra manera de fabricar productos, sobre el estado de nuestro mundo, es un daño a ellos mismos", escribió.

Daisey ha sido criticado por desinformar a miles de personas, poner en entredicho la reputación del teatro e incluso afectar posiblemente a los trabajadores que supuestamente trató de ayudar, pero en su blog no dio muchos indicios de disculparse.

"Ante el tenor de las condenas uno pensaría que he inventado un universo extravagante y complejo, lleno de fundiciones en las que se queman bebés para crear componentes del iPhone, o que nunca viajé a China, que nunca estuve parado fuera de las puertas de Foxconn, que nunca me hice pasar por ejecutivo para entrar a las fábricas o que nunca hablé con los trabajadores", escribió.

"Fuera de lo que todos sabemos que no es verdad, no hay nada en esta controversia que desmienta los hechos de mi trabajo sobre la naturaleza de la industria manufacturera china", agregó.

Daisey ha presentado el monólogo ante más de 50.000 personas de Seattle a Washington.

___

En internet:

Blog de Mike Daisey (en inglés): http://mikedaisey.blogspot.com