Un abogado que defiende al sargento primero del ejército estadounidense sospechoso de haber matado a 16 civiles afganos, incluidos nueve niños, se reunió el lunes con el militar por primera vez en Fort Leavenworth y tuvieron una conversación que el abogado describió como emotiva.

El abogado John Henry Browne dijo que se reunió durante más de tres horas con Robert Bales, quien se encuentra en una celda aislada en la prisión militar.

"Lo que está ocurriendo sobre el terreno en Afganistán, uno lee sobre ello, yo leí sobre ello, pero es totalmente diferente cuando uno escucha al respecto de alguien que ha estado ahí", comentó Browne a The Associated Press por teléfono durante una pausa para el almuerzo. "Fue realmente emotivo", afirmó.

Se esperaba que Bales, de 38 años, y Browne se reunieran nuevamente el lunes más tarde.

Bales no ha sido acusado formalmente aún por los homicidios del 11 de marzo, los cuales han puesto en riesgo las relaciones entre Estados Unidos y Afganistán y amenazaron con poner al revés la política estadounidense sobre la guerra que ha durado una década. Se esperaba que se le formulen cargos formales dentro de una semana.

Rebecca Steed, vocera del fuerte militar, había dicho más temprano que Bales podría reunirse con Browne en lo que fue descrito como una visita privilegiada. Al igual que las visitas médicas, tales reuniones son generalmente más privadas que otras realizadas en la prisión.

"Bales ya está siendo integrado a la rutina de confinamiento normal previa a juicio", indicó Steed.

Eso incluye recreo, comida y limpieza del área donde está siendo recluido. Steed dijo que una vez que terminen sus reuniones con su abogado hacia finales de la semana, Bales reanudará el proceso normal de integración.

Su día comienza a las 5 a.m., con una comida a las 5:15. Después regresa a su celda y después a cualquier cita programada con médicos o profesionales de salud mental o dental. También es el momento en que se reuniría con Browne.

Las personas en confinamiento previo a juicio comen separadas de la población general en el mismo comedor.

Si el caso va a la corte, el juicio se realizará en Estados Unidos, dijo un experto en Derecho de las fuerzas armadas estadounidenses con conocimiento de la investigación, y que pidió no ser identificado.

El experto afirmó que aún se analizan los cargos y que no se ha determinado el lugar del juicio. Si el sujeto es procesado judicialmente, es probable que vuelen a Estados Unidos testigos y víctimas afganos para participar, agregó.

___

Johnson reportó desde Seattle. Los periodistas de The Associated Press Manuel Valdes en Seattle y Deb Riechmann en Kabul contribuyeron a este despacho.