La policía rusa detuvo el domingo a unas 100 personas frente a un canal de televisión leal al Kremlin después de haber transmitido un programa tipo documental que describía a la oposición como agentes pagados por Estados Unidos.

El programa de NTV "Anatomía de una protesta" insinuó que los líderes de la oposición están empeñados en derrocar al gobierno, y que trabajadores migrantes y otros recibieron pagos para asistir a las protestas recientes contra el primer ministro Vladimir Putin. El programa, difundido el jueves, desató una ola de enfurecidos comentarios en las redes sociales.

Unas 1.000 personas asistieron a la protesta del domingo, al grito de "¡Qué vergüenza, NTV!" y "Rusia sin Putin". Muchos portaban los lazos blancos que han pasado a ser el símbolo del movimiento de protesta. Las personas que pasaban por el lugar en auto hicieron sonar sus bocinas en respaldo de los manifestantes.

El líder opositor Serguei Udaltsov, detenido ya dos veces este mes en manifestaciones callejeras tras la victoria de Putin en las elecciones presidenciales del 4 de marzo, figuró entre los arrestados el domingo. Udaltsov y otros detenidos al comienzo de la protesta fueron liberados horas después y no quedó claro si la policía retendría a algún manifestante hasta el día siguiente.

Poco después de llegar Putin al poder en el 2000, tramó la adquisición del canal privado de televisión NTV por el monopolio de gas Gazprom. Los últimos meses, después que las protestas contra Putin atrajeran a decenas de miles de personas en las calles de Moscú, fue NTV en lugar de las dos redes estatales de televisión la que transmitió algunos de los ataques más enconados contra la oposición.

Más de 20 personas fueron detenidas el sábado en una protesta contra Putin. Todas ellas fueron liberadas posteriormente.