El presidente Evo Morales advirtió que podría cerrar la embajada de Estados Unidos en La Paz si continua molestando a Bolivia, según señaló.

Morales formuló las declaraciones al reunirse por la tarde del sábado con dirigentes de su partido en la región central de Cochabamba a unos 250 kilómetros al este de La Paz.

"Yo quiero advertir públicamente, no tengo ningún miedo. Si otra vez la Embajada de Estados Unidos sigue molestando a Bolivia como está haciendo hasta ahora, que mejor cerramos la Embajada de Estados Unidos en Bolivia porque somos antiimperialistas, anticapitalistas y antineoliberales", dijo Morales en un acto público, según informó la agencia estatal, ABI.

El gobernante expulsó el embajador estadounidense Philip Goldberg en 2008 por supuesta confabulación con los opositores y a la agencia antidrogas DEA por sospechas de espionaje a su gobierno.

Estados Unidos ordenó la salida del representante boliviano en Washington y suspendió a Bolivia unas preferencias arancelarias.

Para restablecer las relaciones en noviembre de 2011 firmaron un nuevo acuerdo-marco el cual les lleva a construir nuevos acuerdos y que se restituyan los embajadores.

El Estados Unidos, John Creamer, encargado de negocios de la embajada norteamericana en La Paz, dijo el martes que ambas cancillerías realizan esfuerzos para normalizar las relaciones diplomáticas este año, "siempre que las condiciones políticas (en Estados Unidos) lo permitan, saben lo difícil que puede ser el proceso de confirmación (en el Senado)".

El 29 de febrero, Washignton envió al vicesecretario adjunto de Estados Unidos para América Latina, Kevin Whitaker, a negociar en La Paz el primer acuerdo que se concretó en el sector de salud con una nueva modalidad en la que la administración de Morales manejara un porcentaje de la cooperación.