Un ex Mister Universo que acaba de cumplir 100 años atribuyó el domingo su longevidad a ser feliz y vivir sin tensiones.

Manohar Aich, de 1,50 metros (cuatro pies 11 pulgadas) de estatura, superó muchos obstáculos en su vida, entre ellos la pobreza extrema y el encarcelamiento, antes de alcanzar la gloria del fisicoculturismo.

Los hijos, nietos y bisnietos de Aich se reunieron el domingo en la ciudad oriental de Calcuta para festejarle su cumpleaños, que acaeció el sábado.

Varios sacerdotes hindúes cantaron oraciones durante el banquete ofrecido en honor de Aich, ganador del título fisicoculturista de Mister Universo en 1952.

Aich mostró sus músculos y una sonrisa sin dientes. Dijo que su capacidad para tomar a la ligera los problemas y mantenerse feliz en momentos difíciles son los secretos de su longevidad.

Aich, que nació en el pequeño poblado de Comilla en Bengala, fue un debilucho durante su juventud.

En 1942, se alistó en la Real Fuerza Aérea bajo el gobierno colonial británico y fue ahí donde empezó su incesante búsqueda del culturismo.

Sin embargo, años después fue enviado a prisión por protestar en contra de la opresión colonial.

"En la cárcel yo solía entrenar por mi cuenta, sin equipo, en ocasiones durante 12 horas al día", recordó.

Su triunfo de un concurso Mister Hércules en 1950 lo llevó a fijar su meta en el torneo de Mister Universo en Londres.

En 1951, Aich quedó en segundo lugar en el concurso y se quedó en Londres para prepararse para otro intento de llevarse el título. Regresó a la India después de coronarse en 1952.

Lo que siguió fue una serie de premios, entre ellos varios primeros lugares en los campeonatos de fisicoculturismo en Asia. Al paso de los años, también se ganó el apodo de "Hércules de bolsillo" debido a su estatura.