El gobierno de Bielorrusia confirmó el domingo la ejecución de los dos acusados de perpetrar el atentado explosivo que dejó numerosos muertos y heridos en 2011 en el metro de la capital.

La madre de uno de ambos individuos, que tenían 26 años, dijo el sábado que recibió la notificación oficial sobre la ejecución de su hijo Vladislav Kovalyov.

De acuerdo con un despacho que difundió el sábado la televisión estatal, Kovalyov y Dmitry Konovalov fueron ejecutados mediante un disparo en la nuca.

Ambos individuos fueron declarados culpables de colocar la bomba cuyo estallido en la estación más concurrida de Minsk dejó en abril del año pasado 15 muertos y más de 300 heridos.

Konovalov reconoció su culpa, pero Kovalyov insistió en su inocencia.

Varios defensores de los derechos humanos condenaron las ejecuciones y afirmaron que éstas impidieron a la sociedad conocer la verdad en torno a los hechos.