Corea del Norte prometió el domingo continuar los preparativos para el lanzamiento de un cohete de largo alcance, y rechazó las críticas de Occidente acerca de que ello daría al traste con los recientes avances diplomáticos.

Corea del Norte dijo el viernes que el mes próximo lanzará un satélite de observación en un nuevo cohete como parte de los festejos del centenario del nacimiento del fallecido presidente Kim Il Sung.

El anuncio fue formulado dos semanas después que Corea del Norte aceptó suspender sus pruebas de misiles de largo alcance y efectuar concesiones nucleares a cambio de alimentos aportados por Estados Unidos. El acuerdo fue considerado un paso prometedor en la mejora de relaciones.

Estados Unidos, Japón, Gran Bretaña y otras naciones han pedido a Corea del Norte que cancele el lanzamiento, por considerarlo una amenaza a las gestiones diplomáticas además de violatorio a la prohibición de la ONU sobre pruebas nucleares y balísticas, ya que la misma tecnología del cohete puede ser utilizada en misiles de largo alcance con ojivas nucleares.

China, el principal aliado político y económico de Corea del Norte, expresó el sábado su preocupación y pidió mesura a las partes involucradas.

El domingo, la agencia noticiosa oficial norcoreana restó importancia a las críticas por considerar que niegan a Corea del Norte su derecho al uso pacífico del espacio.

"Es una medida siniestra y deliberada contra la paz" por parte de fuerzas hostiles, dijo la Agencia Noticiosa Central Coreana en un editorial. Agregó que Corea del Norte sigue decidida a efectuar el lanzamiento.

El lanzamiento, planeado para entre el 12 y el 16 de abril, sería el tercer intento anunciado desde 1998 de lanzar un satélite en un cohete de largo alcance. La nación asiática desafió críticas parecidas en abril del 2009 y procedió con un lanzamiento que fue criticado por el Consejo de Seguridad de la ONU.

Corea del Norte abandonó las conversaciones de desarme nuclear en respuesta y luego detonó un artefacto atómico, lo que causó el endurecimiento de las sanciones de la ONU.

El secretario general de la ONU Ban Ki-moon ha pedido a Corea del Norte que reconsidere el lanzamiento del mes próximo, y las autoridades estadounidenses advirtieron que no entregarán las 240.000 toneladas métricas de alimentos que habían prometido si es lanzado el misil.