Los cancilleres de países miembros de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) firmaron el sábado en la capital paraguaya una declaración apoyando a la Argentina en su reclamo contra Gran Bretaña por la soberanía de las Islas Malvinas, Georgias del Sur y Sandwich del Sur.

"El Consejo de ministras y ministros de Relaciones Exteriores reitera su respaldo a los legítimos derechos de la Argentina", señaló el encabezado del documento.

No obstante, lamentó que la prolongada controversia "aun no haya sido resuelta y que a pesar del amplio respaldo internacional a una negociación entre los gobiernos de Argentina y del Reino Unido de Gran Bretaña a Irlanda del Norte no existe una solución pacífica".

Unasur calificó de "anacrónica situación colonial en suelo americano" la presencia británica en el Atlántico Sur y lamentó la actitud "negativa del Reino Unido a reanudar las negociaciones, pretendiendo ignorar los llamamientos de la comunidad internacional".

El organismo advirtió que "la presencia militar del Reino Unido en las islas y espacios marítimos circundantes es contraria a la política de la región de apego a la búsqueda de una solución pacífica".

Ambos países se enfrentaron por el dominio de las islas en 1982 y luego de unos tres meses la guerra terminó con el rendimiento de las tropas argentinas.

Los cancilleres resolvieron, por otra parte, extender hasta diciembre de este año la ayuda humanitaria para Haití con asesoramientos técnicos en la prevención del cólera y otras enfermedades transmisibles, reparación de hospitales, construcción de viviendas populares y huertas para la seguridad alimentaria.

En la apertura de las deliberaciones a puertas cerradas en un hotel, Paraguay criticó las medidas proteccionistas de algunos países de la región.

"No por protegernos de la crisis (financiera internacional) que no la hemos creado, no por protegernos de los de afuera debemos levantar murallas entre nosotros y convertir a nuestros países en fortalezas", dijo Jorge Lara, ministro de Relaciones Exteriores de Paraguay.

Aunque no hizo especificaciones, aparentemente criticó al gobierno argentino por ordenar el incremento de la burocracia aduanera para el ingreso a su mercado de productos uruguayos, paraguayos, brasileños y chilenos.

Las palabras de Lara fueron difundidas por los medios pero, más tarde, el canciller peruano Rafael Roncagliolo solicitó a sus colegas que la reunión tuviese carácter reservado, suspendiéndose la transmisión por la televisión pública paraguaya.

Lara enfatizó que Unasur mantiene su proyecto original de la integración para evitar "la agudización de nuestros problemas sociales con pérdidas de espacios de trabajo, desarraigo y con emigración que serían el costo de esta crisis (financiera internacional) que no la creamos".

La colombiana María Enma Mejía culminó sus funciones como secretaria ejecutiva de Unasur con sede en Quito y anunció que el venezolano Alí Rodríguez es su reemplazante.