El aspirante a la candidatura presidencial republicana Mitt Romney cortejó el sábado a los electores en Puerto Rico antes de las primarias en la isla, mientras espera ansioso las votaciones de la próxima semana en Illinois.

El ex gobernador de Massachusetts salió a comprar frutas tropicales el sábado y dijo ante un reducido público que apoyaría la condición de estado para la isla en caso de que esa opción triunfara en el plebiscito del 6 de noviembre sobre el estatus político de Puerto Rico, actualmente un estado libre asociado.

Romney dijo que el ex presidente estadounidense Ronald Reagan era uno de quienes proponían la llamada "estadidad" de Puerto Rico. Elogió la cultura de la isla y el deseo de sus habitantes por prestar servicio en las fuerzas militares de Estados Unidos. Romney hizo campaña en compañía del gobernador de Puerto Rico, Luis Fortuño.

Los puertorriqueños son ciudadanos estadounidenses, pero no pagan impuestos federales y no pueden votar en las elecciones presidenciales de Estados Unidos. En cambio, pueden votar en contiendas de nominación, y los republicanos sostendrán en la isla su primaria este domingo.