Un error táctico de los militares, permitió a las FARC dar muerte a un suboficial y a 10 soldados en la víspera en una zona fronteriza con Venezuela, afirmaron el domingo las autoridades.

El suboficial y los 10 soldados que patrullaban una carretera murieron cuando fueron sorprendidos y atacados por unidades de las rebeldes Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) el sábado por la tarde en Arauquita, en el departamento de Arauca, y en la frontera con Venezuela.

Los pelotones del Ejército tienen instrucciones de no quedarse acampando y durmiendo en un mismo sitio por más de dos noches, y el pelotón atacado tenía cinco días en el mismo sitio, dijo el presidente Juan Manuel Santos el domingo al visitar Arauca.

"Si no hay disciplina, si no siguen al pie de la letra las instrucciones, si no siguen con rigor los procedimientos, eso cuesta vidas, en las guerras eso cuesta vidas", dijo Santos.

"Infortunadamente en esta ocasión eso sucedió. La falta de rigor, la falta de seguir con los procedimientos al pie de la letra le dio una oportunidad al enemigo, y esa oportunidad fue lo que desencadenó este triste resultado", agregó el mandatario citado en una nota de la casa de gobierno.

Lo del sábado fue "un golpe de oportunidad que las FARC tuvo, por esta falta de seguir con el rigor necesario los procedimientos", añadió el mandatario.

El general Alejandro Navas, comandante de las fuerzas militares, admitió también que el suceso fue producto de un "error táctico" de la unidad militar.

Pero tanto el presidente como el jefe castrense dijeron que tales reveses no amilanan a las tropas.

"Vamos avanzando en todo el país con reveses como éste, por supuesto, que lamentamos de todo corazón, pero vamos avanzando- y por eso quiero simplemente dar una señal de perseverancia, y no vamos a bajar un minuto la guardia", aseguró Santos.

El ataque en Arauquita fue el más grave desde que en octubre pasado 20 militares murieron en dos ataques también atribuidos a las FARC, la mayor guerrilla del país con entre 8.000 a 9.000 miembros.

En una de esas incursiones de fines del 2011 murieron 10 militares al ser atacados en la zona de Tame, también en Arauca.

Dos días antes de los sucesos de Tame, una patrulla del ejército fue atacada con morteros en una zona rural del municipio de Tumaco, en el departamento de Nariño y a unos 620 kilómetros al suroeste de Bogotá.

En Tumaco murieron 10 militares y otros seis resultaron heridos.

Por el ataque en Tumaco, el comando militar también admitió "errores tácticos" de las tropas.

Aquella jornada de fines del 2011 fue una de las más violentas desde que en septiembre de 2010 al menos 14 policías que iban en un convoy de cinco vehículos fueron atacados por presuntos miembros de las FARC en una zona del departamento de Caquetá, al sur colombiano, donde hicieron detonar cargas de dinamita al paso de los camiones de los uniformados.