El catcher venezolano de los Reales, Salvador Pérez, fue operado el viernes por una rotura de menisco en la rodilla izquierda y será baja al menos durante tres meses.

La cirugía fue realizada en la Clínica Kerlan-Jobe en Los Angeles, y los médicos encargados dijeron que Pérez necesitará entre 12 y 14 semanas para recuperarse.

Kansas City tendrá que buscar ahora un receptor al menos hasta principios de julio, cuando se espera que Pérez vuelva a la alineación. Incluso cuando regrese, es poco probable que pueda jugar cinco o seis días a la semana detrás del plato.

"No hay otro Sal que puedas conseguir por ahí", comentó el manager de los Reales, Ned Yost. "Lo más cercano es alguien que pueda catchear y lanzar y batear un poco y que te puede costar algunos prospectos, y no queremos eso".

"Así que o conseguimos a alguien que batee como loco y no pueda catchear, o a alguien que pueda catchear como loco y que al menos batee bien en las situaciones apropiadas y que pueda conectar unos cuantos hits. Prefiero esa alternativa".

El receptor de 21 años se lastimó la rodilla el martes mientras trabajaba con el pitcher Jonathan Sánchez antes de un partido de pretemporada. Pérez dijo sentir una molestia y abandonó el partido tras el primer inning.

Pérez bateó .331 en 39 partidos con los Reales la temporada pasada, tras ascender a las mayores el 10 de agosto. El 27 de febrero firmó un contrato por cinco años y siete millones de dólares, con una opción del club por otros tres años que podría elevar el valor del acuerdo a 26,75 millones, incluyendo todas las bonificaciones.

El cubano Brayan Peña, quien bateó .248 en 72 partidos el año pasado, es el único catcher saludable en el roster de 40 jugadores de los Reales.

Una posibilidad es contratar al agente libre Iván Rodríguez, quien ha ganado 13 guantes de oro y es considerado como uno de los mejores receptores en la historia. El puertorriqueño de 40 años bateó .218 el año pasado con Washington.