La cantante mexicana Natalia Lafourcade y la chilena Francisca Valenzuela se presentaron con éxito en el festival de música South by Southwest (SXSW).

Las cantautoras fueron el plato fuerte de la fiesta que La Banda Elástica, una publicación rockera digital estadounidense, ofreció la noche del jueves en el club Buca Lounge de Austin, Texas.

"Este año me sentí aún más cómoda", dijo Valenzuela, quien en 2011 dio tres conciertos acústicos en SXSW. "Ya entiendo cómo se montan los shows acá y cómo moverse por la ciudad. Eso no quita que SXSW sea una bestia un poco abrumadora".

La chilena nacida en San Francisco se robó el show haciendo gala de una gran energía y presencia escénica y no tuvo problemas en bailar desplazándose velozmente sobre el pequeño escenario, con temas de sus discos anteriores y algunos adelantos de sus próximo trabajo, incluyendo una canción en inglés aún sin nombre.

"Es súper prematura, muy dramática e intensa", dijo Valenzuela. "Puro piano y lagrimón".

Mientras Valenzuela brillaba sobre el escenario, una concentradísima Lafourcade dibujaba en un rincón de la sala.

"Se me ocurrió un vestido de repente", dijo la artista mexicana, quien se diseña su propio vestuario. "Desde hace nueve meses tengo mi nueva costurera que se llama Remedios y es una chida".

Lafourcade cerró el show con 10 músicos sobre el escenario y un adelanto de su nuevo disco, un homenaje al gran compositor mexicano Agustín Lara.

"(El disco) está muy mágico", dijo Lafourcade. "Es muy 'mellow' (dulce), romántico, como miel ... Ya verás".

El disco sale en mayo bajo Sony Music, sello que ha representado a la cantautora desde hace 12 años.

"No sé cómo todavía no me han corrido, no me lo explico", dijo Lafourcade, quien desarrolló una fuerte base de fans pero está lejos de vender millones de discos.

"Yo estoy muy agradecida con (la disquera) porque me han dejado crecer a mi manera y no me imponen nada", añadió. "Me dejan experimentar al ritmo y de la manera que yo necesito. Soy parte de un sello real pero me dejan hacer y deshacer como si fuera independiente".

La velada también incluyó a Kali Mutsa de Chile, Caravana de Colombia y el Andrea Balency Trio de México. Pero la gran sorpresa del programa fue la presentación de Radaid, una banda de Guadalajara que mezcla rock y música de México, África, el Medio Oriente, Irlanda y la India.

Liderados por las voces femeninas de María del Carmen Camarena (ciega de nacimiento y poseedora de una bien entrenada voz que es a la vez lírica y angelical) y Sofía Orozco, quien hace percusión y canta armonías que encajan a la perfección con el irresistible timbre de Camarena, el grupo tiene una propuesta mágica y original que pareció hipnotizar a la audiencia.

"Tenemos un gusto especial por las músicas y las lenguas de otros países", dijo Camarena a AP, explicando que el nombre del grupo significa "hijos del sol" en árabe-egipcio. "Antes el grupo era un poco más tranquilo, clásico, y ahora tenemos una base más rockera. Pero no seguimos una fórmula ni formato ni estilo: nos gusta experimentar".

El octeto ha publicado tres discos que desde 2009 se consiguen en Estados Unidos.

Se formó hace 12 años y finalmente parece listo para cosas mayores. Aunque todos los miembros demostraron una sólida capacidad instrumental, Camarena dio la sensación de ser la columna vertebral sonora de la banda.

"He estudiado con distintos maestros particulares porque tuve problemas para entrar en la escuela de música", dijo la cantante, quien antes había incursionado en la música medieval y del renacimiento y en experimentos de música sacra contemporánea fusionada con jazz y rock progresivo.

"En la escuela no tenían muy buena disposición de ayudarme y mis padres querían que estudiara otra cosa. Pero yo siempre me las ingenié para estudiar música a la par. Experimenté con diferentes cosas, pero Radaid es el proyecto más sólido de mi vida".

___

En Internet:

http://www.sxsw.com