La televisión estatal china acusó a la cadena de restaurantes de comida rápida McDonald's y al minorista francés Carrefour de vender productos de pollo que habían caducado en incidentes independientes en medio de la ansiedad pública en China por la seguridad alimentaria.

McDonald's Corp. y Carrefour Inc. se disculparon públicamente el viernes y dijeron que estaban investigando el reporte hecho por la cadena China Central Television.

El reporte del jueves decía que un restaurante de McDonald's en Beijing vendió alas de pollo 90 minutos después de haber sido cocinadas, mientras que las reglas de la compañía indican que wl límite son 30 minutos después de ser preparadas. Asimismo, dijo que empleados en la cadena de supermercados Carrefour en la ciudad central de Zhengzhou cambió las fechas de caducidad de algunos pollos y vendio pollos normales en los precios en que se venden pollos criados de manera diferente para su consumo.

La seguridad alimentaria es un tema sensible en China, que ha sido azotada por escándalos que van desde muertes debido a consumo de fórmula para bebés hasta carne de cerdo rociada con químicos, o aceite de restaurante reciclado.

"McDonald's China le da mucha importantcia a esto. Investigaremos de inmediato este incidente aislado, lo atenderemos con seriedad y tomaremos acciones concretas para disculparnos con los consumidores", dijo en un comunicado publicado en su página de internet la cadena de restaurantes, con sede en Estados Unidos.

Los empleados que respondieron el teléfono en las oficinas centrales de McDonald's China en Shanghai dijeron que no estaba disponible algún portavoz y se negaron a dar mayores detalles.

Carrefour, con sede en París, dijo que está conformando un equipo para investigar y que cooperaría con las autoridades chinas.

"Mejoraremos nuestros entrenamientos y tomaremos medidas para garantizar la seria aplicación de las medidas relevantes para salvaguardar los intereses de los consumidores", dijo la compañía mediante un comunicado publicado en la página de internet de su filial china.

El año pasado, el minorista estadounidense Walmart Stores Inc. fue multado por las autoridades en una ciudad y 13 tiendas tuvieron que cerrar durante dos semanas por acusaciones de haber aprobado carne de puerco como un producto orgánico de alto precio.