Los defensores de un soldado acusado de la mayor filtración de información secreta de la historia estadounidense no podrán tomar declaraciones juradas a de personas claves antes del juicio.

Un juez militar decretó el viernes que los abogados del soldado Bradley Manning no podrán tomar declaración a ocho personas que estudiaron la información presuntamente filtrada por él. Sí podrán entrevistarlas más adelante.

Manning presuntamente descargó y envió a la página de internet WikiLeaks una enorme cantidad de documentos y cables diplomáticos. Los defensores alegan que Manning padece de trastornos mentales y jamás debió de tener acceso a material secreto.

La próxima audiencia se realizará del 24 al 26 de abril. No se ha fijado fecha para el juicio.