La presidenta Cristina Fernández agradeció el viernes las muestras de afecto y apoyo del pueblo chileno hacia la reivindicación argentina de la soberanía de las Islas Malvinas que reclama a Gran Bretaña.

Fernández se expresó así tras el encuentro mantenido en Santiago con el presidente chileno Sebastián Piñera, con quien suscribió varios acuerdos de cooperación.

"Quiero agradecer una vez más a Sebastián...por el afecto, el cariño, atención y el respeto con que hemos sido recibidos y un afecto grandísimo y un abrazo enorme a todo el pueblo chileno y a su afecto y a su cariño", dijo la mandataria argentina en una breve declaración a la prensa en el Palacio de la Moneda.

Fernández --que postergó en tres ocasiones su viaje a este país-- agradeció en particular el apoyo del pueblo chileno: "Especialmente a muchas de sus mujeres que me dijeron cosas muy lindas y también a chicos con los cuales me crucé y me gritaron 'Las Malvinas son argentinas'''.

En las cercanías del trigésimo aniversario de la guerra por las Malvinas, Falkland para los británicos, Argentina y Gran Bretaña se encuentran sumidos en una escalada de tensión por la soberanía del archipiélago del Atlántico Sur. Chile se sumó a la decisión del Mercosur de prohibir que barcos con banderas de las Malvinas atraquen en sus puertos.

Durante una cena de gala que ofreció a Fernández el jueves por la noche, Piñera reiteró "el más firme respaldo de nuestro país en la disputa por la soberanía en las Malvinas y espacios marítimos circundantes", según declaraciones difundidas por la oficina de prensa de la presidencia de Chile.

"Mi Gobierno siempre la ha expresado, como lo hicieron también los gobiernos que nos antecedieron, en todos los foros internacionales, incluyendo el Comité de Descolonización de las Naciones Unidas, su Asamblea General de la Organización de Estados Americanos, y en todos los foros en que hemos podido levantar nuestra voz", agregó el gobernante.

La visita oficial de Fernández en Chile se inició dos días después que el secretario para América Latina de la cancillería británica, Jeremy Browne, concluyó una estadía de 48 horas en la capital chilena, en la que defendió la soberanía de su país sobre las islas Malvinas.

El apoyo de Chile a su reclamo es especialmente relevante para el gobierno argentino luego de que ese país, durante la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990), dio asistencia a Gran Bretaña en la guerra contra Argentina por el archipiélago en 1982.

Fernández y Piñera también firmaron una serie de convenios en materia de educación, salud, cultura, seguridad e infraestructura que apuntan a una "integración total y definitiva", según Piñera.

"Queremos derrumbar todas las fronteras que Dios y los hombres han puesto" entre los dos países, dijo Piñera.

Por su parte, Fernández aseveró que "las necesidades de nuestros pueblos en materia de geografía, de energía, de conectividad, no conocen de diferencia de ideas: simplemente hay que poner manos en la tarea y trabajar mancomunadamente para que los acuerdos sirvan a ambas partes".