Goldman Sachs, el banco de inversión afectado por la renuncia de un empleado esta semana por la forma en que hace negocios, dijo el viernes que tratará de reforzar las normas internas para evitar cuestionamientos sobre conflictos de intereses.

Un juez de Delaware estuvo a punto de liquidar un acuerdo entre dos empresas de energía el mes pasado debido a que Goldman tenía vínculos con ambas partes: El banco recauda una cuota por asesorar a una empresa, y un banquero de Goldman es propietario de acciones en la otra.

Goldman se vio afectado el miércoles por un artículo de opinión, publicado en The New York Times, de un joven banquero que al renunciar a la firma acusó a sus directivos de insultar a los clientes en privado y no velar por los intereses de éstos.

El banco no ofreció detalles el viernes sobre la revisión de sus políticas.

El acuerdo energético fue una compra por 21.000 millones de El Paso, una compañía de gas natural y petróleo de Houston, por Kinder Morgan, una empresa de gasoductos de Houston. El juez al final autorizó el acuerdo.

Goldman cobró una cuota por asesorar a El Paso en el acuerdo. El juez criticó a Goldman por no revelar que uno de sus principales banqueros en el equipo, Steve Daniel, poseía 340.000 dólares en acciones de Kinder Morgan.

A personas como Daniel "se les paga grandes cantidades de dinero porque dominan los incentivos económicos, y son muy conscientes de ellos en todo momento", dijo el juez de Delaware, Leo Strine.

Goldman había revelado otros conflictos: su brazo de capital privado posee una participación en Kinder Morgan, y controlaba dos asientos en la junta de esa empresa.

"Lamentamos que la junta de El Paso no estuviera al tanto", dijo David Wells, un portavoz de Goldman. "Estamos revisando nuestras políticas y procedimientos con el objetivo de fortalecerlos".

El juez señaló que el director general de Goldman, Lloyd Blankfein, había llamado al director general de El Paso, Doug Foshee, y le había leído un guión preparado por Daniel, el banquero, que comenzaba: "Hola, Doug, ha pasado un tiempo desde que hemos tenido la oportunidad de visitar".

En un pie de página, el juez dijo que el guión tenía el "preocupante efecto secundario" de recordarle a su personal la melosa canción de amor de la década de 1980 "Hello", de Lionel Richie.

El artículo de opinión del joven banquero, Greg Smith, causó sensación en línea. El viernes, el alcalde de Nueva York, Michael Bloomberg, visitó la sede de Goldman para expresar su apoyo. Calificó a la mordaz renuncia pública de "ridícula".