Brasil le garantizó el viernes a la FIFA que cumplirá con todos sus compromisos relacionados con los preparativos para la Copa del Mundo de 2014.

El líder de la FIFA, Joseph Blatter, dijo que tuvo una "buena reunión" con la presidenta brasileña Dilma Rousseff, y señaló que acordaron trabajar juntos para encarrilar los preparativos del país.

Blatter agregó que atenderá después el problema entre el gobierno brasileño y el secretario general de la FIFA, Jerome Valcke, quien era la persona encargada de coordinar con las autoridades del país.

La reunión se produjo dos semanas después que Valcke criticó la lentitud de Brasil en los preparativos para el Mundial, lo que provocó una disputa entre el país anfitrión y la FIFA.

Pelé y Ronaldo también participaron en la reunión con Blatter y Rousseff. El ministro de deportes Aldo Rebelo, quien amenazó con cortar las relaciones con Valcke, también estuvo presente. Pelé es un embajador del Mundial, y Ronaldo integra el comité organizador local.

"Fue una buena reunión porque me dio la oportunidad, y le dio una (oportunidad) a la presidenta, de intercambiar algunos puntos de vista sobre la Copa del Mundo", señaló Blatter. "Estoy contento con el resultado de esta reunión. Verán a un presidente de la FIFA sonriente y creemos que habrá una gran organización".

El mandamás del fútbol mundial dijo que le gustó escuchar el compromiso del gobierno con las promesas que le hizo a la FIFA.

"La presidenta dijo que no hay duda de que el gobierno de Brasil implementará todas las promesas que hizo el gobierno a la FIFA antes que ella llegara al cargo", señaló. "El gobierno cumplirá con las condiciones y las promesas, y confío en Brasil".

La FIFA ha expresado preocupación por los retrasos del congreso brasileño para aprobar la ley del mundial, que regirá el torneo y le otorga a la FIFA ciertas garantías financieras y legales para su organización.

El punto en discordia en el proyecto de ley es la venta de alcohol dentro de los estadios, que está prohibida por la ley brasileña, pero que es crucial para la FIFA ya que la cervecería Budweiser es uno de sus principales patrocinadores.

A pesar de las garantías otorgadas por Rousseff el viernes, el Congreso brasileño todavía no aprueba la ley, uno de los temas que provocó las críticas de Valcke hace dos semanas.

Blatter pidió la reunión con Rousseff al disculparse por los comentarios de Valcke, pero señaló que ese problema no fue un tema principal en la reunión.

"No hablamos de detalles con la presidenta Dilma. El secretario general de la FIFA es un tema para la FIFA", dijo Blatter. "Jerome Valcke sigue trabajando para la FIFA. El problema entre Jerome Valcke y Brasil es un problema para el presidente de la FIFA, que tiene que ser resuelto por el presidente".

Pelé destacó que la reunión fue importante para tener un borrón y cuenta nueva en la relación entre la FIFA y el país anfitrión.

"Teníamos que resolver todos los malentendidos antes del Mundial", señaló el astro del fútbol brasileño. "Ahora continuaremos con armonía, sin entredichos, y confío que organizaremos el mejor Mundial en la historia".

Blatter también descartó que haya problemas por la salida de Ricardo Teixeira, el ex líder del fútbol brasileño que esta semana renunció a la presidencia de la federación y del comité organizador local en medio de acusaciones de corrupción.

Teixeira fue reemplazado por José María Marín, y Blatter dijo que el cambio es "natural y normal".

___

Tales Azzoni está en Twitter en http://twitter.com/tazzoni