Un ex infante de la Marina estadounidense describió de manera escalofriante y detallada cómo vio a un indigente sin hogar quedarse dormido cerca de un sendero al lado de un río, para luego acercarse y empezar a apuñalarlo, dijo el martes un detective a un jurado investigador.

Cuando el hombre preguntó a su agresor qué estaba haciendo, Itzcóatl Ocampo, nacido en México, dijo que estaba ahí para matarlo, testificó Daron Wyatt, detective de la policía de Anaheim.

Lloyd Middaugh fue uno de los cuatro hombres sin hogar a quienes Ocampo habría acechado y asesinado a puñaladas en una ola de crímenes que aterrorizó al Condado de Orange en diciembre y enero.

El ex militar de 30 años enfrenta dos cargos adicionales de asesinato por las muertes de la madre y el hermano de su amigo de secundaria Eder Herrera, en Yorba Linda. Se declaró inocente.

Madre e hijo fueron las primeras víctimas de lo que Ocampo describió a los investigadores como un plan para matar a 16 personas en una ola de asesinatos que se tomó como modelo al asesino de Texas y también ex infante de la Marina Charles Whitman.

Ocampo dijo a los investigadores que no contaba con un historial de problemas psicológicos y sintió la necesidad de matar para sentirse un "Marine de verdad" después de trabajar como conductor de camiones durante su servicio militar, de acuerdo con una transcripción de 179 páginas que el gran jurado dio a conocer esta semana.

El ex infante de Marina reveló a las autoridades que planeó matar a Herrera luego de que sostuvieron una discusión el año pasado, y a la familia de su amigo porque "parecía molesta" cuando él se encontraba en su casa, de acuerdo con las actas del juicio, que fueron transcritas en febrero.

Phil Rodriguez, detective de la policía de Brea, dijo al jurado que Herrera se fue de la vivienda pero Ocampo siguió adelante con su plan de apuñalar a la madre, Raquel Pacheco, de 53 años, y al hermano Juan Carlos Herrera Estrada, de 34 años.

Ocampo dijo a los investigadores que comenzó a matar indigentes debido a que estaban "disponibles y vulnerables", y continuó apuñalando a sus víctimas incluso después de creer que estaban muertas, según partes de la transcripción que inicialmente fueron reportadas por el diario The Orange County Register el miércoles por la tarde.

Ocampo dijo que antes de los ataques miraba la revista pornográfica Penthouse para inyectarse energía, dijo Wyatt al jurado investigador.