José María Marín, nuevo presidente de la Confederación Brasileña de Fútbol, visitó el jueves la sede de la Conmebol y enfatizó que la Copa del Mundo de 2014 a disputarse en su país será un motivo de orgullo.

La Conmebol indicó en un comunicado que Marín se reunió con Nicolás Leoz, presidente del organismo continental.

"El campeonato será un motivo de orgullo para el Brasil y toda Sudamérica porque mostraremos la calidez de nuestra gente, nuestra organización y nuestras costumbres", añadió durante el encuentro con Leoz.

Marín, que reemplaza al renunciante Ricardo Teixeira, no habló con la prensa.