El presidente de Bolivia Evo Morales aceptó el jueves la invitación de su colega colombiano Juan Manuel Santos para clausurar la cumbre social, que se realizará paralelamente a la Cumbre de las Américas, prevista para abril en Colombia.

Morales, de visita oficial a Colombia, y Santos se reunieron en la casa de gobierno y luego ofrecieron declaraciones conjuntas a la prensa, sin aceptar preguntas.

El gobernante colombiano, que será el anfitrión de la Cumbre de las América, indicó que el dirigente boliviano había aceptado su invitación para, aparte de asistir a la cita hemisférica, clausure la cumbre social, que reúne a grupos y activistas de toda la región que tradicionalmente se congregan al mismo tiempo que la reunión presidencial.

"Creo que es una buena noticia y le agradecemos mucho al presidente Morales ese gesto", indicó el mandatario colombiano.

Santos bromeó que Morales lo invitó a disputar un partido de fútbol pero que, conociendo las habilidades del mandatario boliviano por ese deporte, aún no decidía si aceptaba el reto.

Morales dijo que la Cumbre de las Américas era el tipo de reuniones en que los dirigentes regionales podían compartir sus experiencias, y que están orientadas "a integrar a las Américas, respetando nuestros principios, nuestros programas, lo más importante es que seamos presidentes democráticamente electos (los asistentes)". Morales no detalló su comentario sobre "presidentes democráticamente electos".

Colombia será la anfitriona el 14 y 15 de abril de la Cumbre de las Américas en la ciudad costera de Cartagena, una cita a la que Ecuador ha dicho que naciones aliadas a Cuba deben ausentarse si La Habana no es invitada.

La confirmación de Bolivia de su asistencia a Cartagena se produce cuando aún no hay por parte de Ecuador una respuesta definitiva sobre si acudirá o no a la cita.

Aunque el presidente Santos viajó a Cuba y se reunió con el mandatario Raúl Castro el 7 de marzo, al final del encuentro declaró que no hubo consenso para una invitación oficial a la isla.

La controversia surgió en febrero cuando el presidente de Ecuador Rafael Correa propuso que si Cuba no era invitada a la cumbre en Cartagena, los países de la llamada Alianza Bolivariana de los Pueblos de Nuestra América (ALBA) debían ausentarse también.

El presidente venezolano Hugo Chávez, con quien Santos también se entrevistó en La Habana, ha indicado que si su salud se lo permite acudirá a la reunión hemisférica en Cartagena. Chávez está en Cuba desde el 24 de febrero recibiendo tratamiento para un tumor canceroso.

El ALBA, un grupo surgido en 2004, está integrado por Venezuela, Cuba, Bolivia, Ecuador, Nicaragua, Dominica, Antigua y Barbuda y San Vicente y Las Granadinas.

El internacionalista y profesor de la Universidad del Rosario, en Bogotá, Vicente Torrijos, indicó en diálogo telefónico que el punto no es si Correa viaja o no a Cartagena, sino que el resto de los miembros del ALBA que ya han dicho que asistirán a la cumbre "tendrán un discurso sincronizado...el antiimperialista, anticapitalista" en la región y que esas "cumbres carecen de sentido sin la presencia de Cuba".

"Puede ser que Correa se quede en casa y los otros vengan...(pero) lo que dirán en la cumbre es lo mismo", dijo Torrijos al destacar que el interés del ALBA era desplazar a la OEA.

En el encuentro conjunto con la prensa, Santos y Morales trataron sobre el combate al narcotráfico.

"Los países centroamericanos nos han solicitado que toquemos ese tema en la Cumbre de las América y el presidente Evo Morales está totalmente de acuerdo en que esa es una discusión necesarísima, que nos compete a los dos países, y no solamente a los dos países sino a todo el hemisferio", dijo Santos.

Los dos presidentes acordaron también buscar una fecha para que el ministro de Defensa colombiano Juan Carlos Pinzón y el director de la Policía Nacional de Colombia, general Oscar Naranjo, viajen a Bolivia y hablen con sus colegas bolivianos del tema de seguridad ciudadana y combate a las drogas.

Santos informó que finalizada la Cumbre de las Américas, los mandatarios de Estados Unidos, Barack Obama, y de Brasil, Dilma Rousseff, harán visitas de trabajo a Colombia.