El argentino que funge como fiscal en jefe de la Corte Penal Internacional dijo el jueves que pedirá una pena "muy cercana a la máxima" para un cacique congolés convicto de reclutar y usar niños soldados.

Luis Moreno Ocampo hizo la declaración al día siguiente de emitir el tribunal su primer fallo al encontrar culpable a Thomas Lubanga de usar niños soldados en la región de Ituri, en el Congo en el 2002-2003.

Moreno Ocampo consideró el fallo "una victoria para la humanidad" y prometió "solicitar una pena muy cercana a la máxima" para Lubanga.

Según la carta fundacional de la corte, el Estatuto de Roma, la pena máxima es de 30 años o cadena perpetua.

En unos meses será convocada una audiencia para determinar la pena de Lubanga.

Moreno Ocampo indicó además que sumará cargos de homicidio y violación en el encausamiento de uno de los ex comandantes de Lubanga, Bosco Ntaganda, que sigue en el Congo y tiene el rango de general en el ejército congolés.

Moreno Ocampo anunció que viajará al Congo para pedir al presidente Joseph Kabila la entrega de Ntaganda, buscado por la corte desde hace casi seis años.

Ntaganda "no debería ser un general" del ejército congoleño, dijo Moreno Ocampo. "Ha llegado la hora de detenerlo".

Los activistas recibieron con agrado la decisión de ampliar los cargos contra Ntaganda.

"Estamos extremadamente complacidos con la decisión de la fiscalía de sumas los cargos de homicidio y violación contra Ntaganda: ello dará esperanza a las víctimas de esos delitos cometidos en Ituri y que no han sido llevados aún ante la justicia", dijo Geraldine Mattioli Zeltner, de la entidad activista Human Rights Watch. "Además, el fiscal debería asegurarse de que son investigados los presuntos delitos de Ntaganda en la provincia de Kivu".

El fallo del miércoles contra Lubanga fue considerado un hito — el primero del tribunal desde su constitución hace 10 años, aunque la fiscalía fue criticada intensamente por valerse de intermediarios en demasía en lugar de usar el personal de la corte para tratar con los testigos en la región.

Moreno Ocampo dijo que su oficina cambió ya la forma en que usa los intermediarios y adoptará las críticas de los jueces.

Sin embargo, agregó, "creemos que nuestra investigación fue excelente y los jueces lo confirmaron" al condenar a Lubanga.