Los cuerpos de los 22 niños y seis adultos muertos cuando un autobús belga chocara en un túnel en Suiza han sido identificados y los belgas entre ellos esperan repatriación, informó la policía.

La policía en el estado suizo de Valais dijo que costó "recursos excepcionales" y agentes poder finalizar la incómoda tarea apenas dos días después del accidente del martes dentro de un túnel de Geronde, cerca del pueblo suizo de Sierre.

Bélgica prepara la utilización de tres aviones militares para repatriar los cuerpos el viernes — un día de luto nacional.

El accidente costó la vida de 21 nacionales belgas y siete holandeses. La causa sigue bajo investigación.

Ocho de los 24 niños heridos regresaron a Bélgica el jueves por la tarde.