Un conejito que se había convertido en una celebridad animal en Alemania por haber nacido sin orejas vio segados sus 15 minutos de fama en forma abrupta, cuando un camarógrafo de televisión lo mató al pisarlo por accidente.

El destino de Til, el conejo nacido hace 17 días con un defecto genético, ocupó los titulares de varios periódicos alemanes el jueves, el mismo día en que un pequeño zoológico en Sajonia tenía previsto presentar el ejemplar durante una conferencia de prensa.

El camarógrafo dijo al diario Bild que no alcanzó a ver a Til, que se había ocultado debajo de un montón de heno. El accidente ocurrió el miércoles, cuando el camarógrafo dio un paso hacia atrás.

Uwe Dempewolf, director del zoológico, aseguró a la revista Spiegel que Til no sufrió.

"Fue un golpe directo", explicó.

En Alemania han nacido varios animales que se volvieron famosos en los años recientes, incluido el oso polar Knut y el pulpo Paul, que "pronosticó" de manera acertada los resultados de la selección nacional en el pasado Mundial de fútbol en Sudáfrica 2012, así como el triunfo de España en la final.