La campaña de Estados Unidos en Afganistán recibió el jueves dos duros golpes cuando el Talibán rompió las negociaciones de paz y el presidente Hamid Karzai exigió la retirada inmediata de tropas de la OTAN de las zonas rurales debido a la indignación causada por la matanza de 16 civiles a manos de un soldado estadounidense.

Los reveses paralizan las dos principales vías para dar fin a la guerra que comenzó hace 10 años. Parte de esa estrategia de salida es transferir gradualmente la autoridad a las fuerzas afganas, mientras que otra es involucrar al Talibán en alguna clase de negociación política con el gobierno afgano.

Karzai dijo que ahora quiere que las fuerzas afganas se encarguen de la seguridad del país en 2013, un año antes de lo previsto. El mandatario hizo su declaración mientras legisladores afganos expresaban su disgusto porque en la víspera Estados Unidos sacó del país al soldado presuntamente responsable de los asesinatos, cuando su demanda era que fuera enjuiciado en el país.

"Las fuerzas de seguridad afganas tienen la capacidad para mantener la seguridad en zonas rurales y en las aldeas por sí solas", dijo Karzai en un comunicado emitido después de reunirse con el secretario de Defensa de Estados Unidos Leon Panetta, quien se encuentra de visita en Afganistán. Dijo que comunicó su demanda a Panetta durante la reunión.

El portavoz de la cancillería Janan Mosazai confirmó que Karzai pidió que la OTAN se retire de inmediato de villas y de zonas rurales, hacia sus bases.

El soldado inculpado, cuya identidad no ha sido revelada, está acusado de matar a nueve niños y a otros siete pobladores de comunidades cercanas a su base, así como de quemar algunos de los cuerpos.

Karzai le dijo a Panetta que el tiroteo del fin de semana en el sur de Afganistán fue un acto cruel y que se debe hacer todo lo posible para evitar incidentes similares en el futuro. Dijo que esa era la razón por la que exigía la retirada de las zonas rurales y el adelanto en la transferencia de autoridad.

No queda claro cómo afectará esta demanda a la estrategia de transición y a las actuales negociaciones sobre cómo manejar una presencia militar estadounidense a largo plazo en el país.

Karzai ha hecho antes exigencias tajantes para luego retractarse ante la presión de Estados Unidos. Aun si después cambiara de tono, la demanda de una retirada probablemente se volverá otro tema de discordia entre los afganos y la alianza internacional.

El Talibán dijo que se retiraba de las negociaciones con Estados Unidos porque este país seguía cambiando los términos de las negociaciones.

El portavoz talibán Zabiulá Muyahid dijo que el grupo rebelde quería limitar las negociaciones al intercambio de prisioneros y al establecimiento de una oficina política en Qatar, pero que los negociadores de Estados Unidos querían ampliar los tópicos de discusión.

"Debido a estos cambios estadounidenses, el Talibán se ve obligado a cancelar las negociaciones", dijo Muyahid.