La directiva del oficialista Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) suspendió el miércoles de la organización al gobernador del estado oriental de Monagas, José Gregorio Briceño, por declaraciones que realizó contra uno de los dirigentes.

El gobernador, uno de los más importantes dirigentes del PSUV en el oriente del país, no ha emitido de momento comentarios sobre su suspensión.

El vicepresidente y miembro del PSUV, Elías Jaua, informó que la directiva partidista suspendió a Briceño por considerar que cometió "faltas graves contra la revolución" y le abrió un procedimiento disciplinario que podría llevar a su expulsión definitiva sino no atiende una citación del partido.

Jaua justificó la suspensión del gobernador alegando que incurrió en la "violación de las normas éticas de comportamiento de un militante del Partido Socialista Unido de Venezuela".

"Hemos visto una desviación personalista (en Briceño) propia del reformismo pequeño burgués, que intenta perturbar el camino unitario llevado en estos momentos por las fuerzas revolucionarias", agregó.

El vicepresidente explicó que desde hace tres años el PSUV había realizado varios llamados de atención a Briceño "por las declaraciones públicas que ha emitido en contra de militantes y funcionarios del gobierno", y que el funcionario no acató las exhortaciones.

Jaua descartó que exista una división interna en el partido oficialista, e instó a la militancia a cerrar filas "con las orientaciones estratégicas y tácticas del comandante Hugo Chávez".

Chávez expresó desde La Habana, a través de su cuenta de Twitter, que "apoyo plenamente la decisión de nuestro PSUV! Creo que el gobernador Briceño llegó a donde tenía que llegar.PuebloHeroico deMonagas,conmigo!".

Chávez, de 57 años, viajó el 24 de febrero a la capital cubana para que le extirparan una lesión pélvica que fue descubierta en la misma región donde hace ocho meses le operaron de un tumor canceroso.

Briceño señaló hace dos días en el canal de noticias Globovisión al presidente de la Asamblea Nacional y vicepresidente del partido, Diosdado Cabello, al que señaló de tratar de "apoderarse" de la gobernación de Monagas.

"Desde que llegó el señor Diosdado Cabello, buscó a todo aquel que fuera enemigo...para ponerlo en el PSUV para dejarme esta jauría en el estado", agregó.

Las fricciones entre Briceño y el PSUV se hicieron más visibles el mes pasado luego de la rotura de una tubería petrolera que afectó un importante río de Monagas.

Mientras el gobierno trató de restarle gravedad al incidente, Briceño recurrió a la prensa para denunciar que el derrame petrolero había afectado en gran medida a una de las principales fuentes de agua de la entidad.

En febrero del 2010 el gobernador del estado occidental de Lara, Henri Falcón, renunció al PSUV por diferencias con la dirigencia del partido y se sumó a la oposición.

El analista político Ricardo Ríos afirmó que la suspensión de Briceño es "una decisión política que lo que tiene de fundamental es que es un campanazo ejemplarizante porque ellos están muy divididos internamente".

Ríos dijo a la AP que la directiva el PSUV buscaría con esa sanción contener rebeliones en la organización.

"Briceño representa la punta del iceberg de una gran discusión interna que hay en el PSUV", sostuvo el analista.

Sobre el impacto que podría representar para Chávez, de cara a las elecciones presidenciales del 7 octubre, la pérdida de parte de los respaldos políticos en Monagas, Ríos expresó que habrá que esperar si Briceño se pasa a la oposición, pero reconoció que el gobernador es un importante líder en esa entidad que sin duda arrastrará muchos miembros del PSUV.